Mosca de los Frutos: Con el clima en contra

A pesar de la fuerte campaña, creen que las poblaciones seguirán igual o apenas más bajas el año que viene.
Este año el Programa de Control y Erradicación de Mosca de los Frutos -ProCEM-, trabajó con la campaña más agresiva de su historia para controlar el desarrollo de la mosca de los frutos en la provincia. Sin embargo sus autoridades creen que el año que viene habrá la misma cantidad de insectos que el año pasado o solo un poco menos, debido a las condiciones climáticas, calor más humedad, que favorecieron la procreación del insecto e hicieron que la aparición del mismo se adelantara unas semanas.

El récord de moscas estériles que se soltaron este año hizo proyectar a los técnicos del programa que durante esta temporada, que finaliza en marzo de 2009, estarían cerca de liberar a la provincia de la plaga; pero ahora cambiaron de idea.

Jorge Escobar, titular del ProCEM, contó que las fuertes medidas que se pusieron en práctica deberían haber generado una importante caída en la cantidad de mosca de los frutos que hay en la provincia. Incluso a principio de año las autoridades pensaban que con el fuerte operativo aceleraría mucho el proceso para liberar a la provincia de la plaga. Sin embargo, esto no será así porque las condiciones climáticas no ayudaron a combatir al insecto. "Creemos que al finalizar la temporada existirá la misma cantidad de moscas que el año pasado o habrá disminuido muy poco", dijo Escobar. Y agregó "pero seguramente si no hubiésemos aplicado estas medidas la plaga sería un grave problema para la producción".

El motivo es que el invierno fue demasiado benigno, no tuvo temperaturas muy frías y durante la primavera y lo que va del verano, hay una humedad elevada. Esto produjo la aparición temprana del insecto que se adelantó unas seis semanas y favoreció su reproducción.

Así, según indicó Escobar, las zonas más complicadas siguen siendo las urbanas, sobre todo el caso de Capital, Rivadavia, Santa Lucía, Albardón y Rawson.

La mosca del Mediterráneo es un insecto que coloca sus huevos dentro de las frutas pudriéndolas. La plaga acarrea un perjuicio financiero a las zonas

agrícolas, no tanto por los daños a las plantaciones sino por las barreras sanitarias que imponen los países compradores de frutas, como Estados Unidos o países de Asia.

Los operativos

Para atacar la plaga este año el ProCEM efectuó una importante campaña con el lanzamiento de un 150% más de moscas estériles que las que se liberaron en el año 2007. Además el operativo se extendió al Gran San Juan incluyendo a la zona de Capital, donde hacía 10 años que no se lanzaban estos ejemplares infértiles. A través de la campaña se están liberando desde agosto 10 millones de moscas infértiles por semana en los departamentos urbanos de Chimbas, Capital, Rawson y en Pocito, Sarmiento, Ullum y Zonda. Y la medida se extenderá hasta mayo del año que viene.

El operativo fue tan importante que para contar con la cantidad necesaria de moscas estériles no alcanzó con la producción de la bioplanta sanjuanina, sino que debieron comprar ejemplares en Mendoza y hasta importarlos desde Guatemala.

Mientras, la decisión de combatir la plaga en zonas urbanas es que son los sitios más propicios para la reproducción del insecto. El motivo allí hay frutales que no se cuidan y no se aprovechan comercialmente, entonces la gente no saca los frutos de la planta y ahí se cría la mosca. Por esto otra de las medidas que están ejecutando es la erradicación de frutales, para lo cual se recorren los barrios y en caso de encontrar plantas con frutos se pide la colaboración de los vecinos para sacarlos.

Comentá la nota