Mosca de frutos: La campaña no logró reducir la plaga

Mosca de frutos: La campaña no logró reducir la plaga
El calor puso más agresiva a la plaga y atacó la uva de mesa y olivos, algo que no pasaba hace años.
El clima y la mala temporada en los mercados fueron la receta perfecta para que la mosca de los frutos pudiera tener una buen año y aumentar, en algunas zonas, sus poblaciones. Malo para San Juan, porque con todo eso a favor atacó uvas de mesa y aceitunas, algo que no se había visto en campañas anteriores, según consta en el último balance de campaña del Programa de Control y Erradicación de la Mosca de los Frutos (Procem).

Aunque el documento no da cifras sobre el control de las poblaciones de mosca, señaló que "las acciones de control no lograron reducir los tamaños poblacionales de la plaga, la que en algunas localidades, registró valores superiores a los observados en la campaña anterior".

La lucha contra la mosca es vital para las exportaciones de fruta sanjuanina, ya que sólo se pueden ganar mercados internacionales con un estatus de "Baja Prevalencia" -cuando hay pocas moscas- o lo que es mejor, "Libre de Mosca". Pero desde el año 2002 San Juan mantiene el estatus de área Bajo Control, rango que no ha podido mejorar pese a que las campañas se intensifican año a año, ya sea con mayor liberación de machos estériles, con más cantidad de frutales domésticos erradicados, con más agroquímicos utilizados y hasta con una mayor campaña de difusión.

"A pesar que hicimos un esfuerzo superior a años anteriores, esta fue una campaña mala, en algunos lugares hubo un repunte de poblaciones. Esto pasó en toda Sudamérica, en Chile, en Perú y hasta en la Patagonia y en el Norte de Mendoza se vieron focos de mosca", dijo el titular del Procem en San Juan, Jorge Escobar.

En esta campaña se liberó el doble de machos estériles que en campañas anteriores, 2.860 millones de moscas, pero igual hubo repunte de poblaciones. El funcionario explicó que se debió principalmente a las condiciones ambientales propicias para la mosca -calor y humedad-que hicieron que los insectos muestren un comportamiento muy agresivo. "Aprovechó las condiciones ambientales y de mercado, mucha gente cosechó tarde porque no tenían dónde vender. Por eso se vió mucha fruta enferma en las plantas y los resultados de la campaña no fueron los esperados", explicó Escobar.

El balance oficial señala que los problemas de rentabilidad a la hora de comercializar la fruta puso a disponibilidad de la plaga -desde enero- grandes volúmenes de frutos (donde la mosca pone sus huevos) que tradicionalmente no eran atacados, como por ejemplo algunas variedades de uva para consumo en fresco primero, Red Globe y Superior. Sobre el final de campaña, y gracias a la demora en la aparición de los primeros fríos, atacó aceitunas maduras para conserva.

Métodos

Año a año la provincia va sumando nuevos sistemas para combatir la mosca, esta temporada se hicieron pruebas con una herramienta biológica, la avispa Diachasmimorpha (ver aparte), que pone sus huevos en las larvas de la mosca de los frutos, evitando que nazcan.

"La avispa tuvo un comportamiento muy bueno en esta etapa de prueba, aprendimos cómo funcionaba y comprobamos que en campo tuvo un 30% de eficacia de parasitismo", dijo Escobar; por eso en la próxima temporada -2009/2010- será usada masivamente para combatir la mosca.

"Después de hacer un análisis crítico de las estrategias de esta campaña, definimos que para la próxima, que comienza en agosto, haremos una redistribución de recursos para tener más éxito", aseguró Escobar.

Comentá la nota