Mortandad en el dique

Mortandad en el dique
Los cientos de peces muertos provocan un olor nauseabundo que hace imposible permanecer mucho tiempo en el lugar.
Cientos de peces muertos aparecieron una vez más en el dique Los Sauces lo que generó preocupación en la población. El olor ayer era insoportable. La Secretaría de Ambiente minimizó el hecho y lo atribuyó a la presencia de una alga que disminuiría el nivel de oxigenación. Personal especializado limpió todos los sectores donde estaban diseminados los restos de pejerreyes.

El dique Los Sauces cambió su imagen de belleza natural, pues ahora muestra una importante cantidad de peces muertos en sus orillas, que comenzaron a aparecer desde hace varios días.

Este es un problema que se dio a conocer a mediados de diciembre del año próximo pasado, cuando integrantes de la comisión directiva del Club de Pesca Los Sauces, denuncian a El Independiente la situación, sin embargo, en esta oportunidad resurgió la problemática, pero con una cantidad mayor de pejerreyes muertos.

Ante esta situación, este matutino se hizo presente en el dique a fin de comprobar in situ y averiguar qué es lo que está sucediendo en el espejo de agua más grande que tiene la capital provincial.

Al aproximarse al dique, se percibe un olor nauseabundo, que se asemeja al de desechos cloacales, que se hace más intenso a medida que se comienza a acercar aún más a sus orillas. Algunos afirman que el olor "nunca" se percibió con tanta intensidad como en estos últimos días, haciendo imposible permanecer en el lugar por mucho tiempo.

Es importante destacar que en el espejo de agua, se pueden observar "manchas" de diferentes colores que van desde el verde hasta el negro, mientras que algunas de ellas dan la sensación de ser de aceite. Esto genera gran preocupación en la sociedad, ya que da la impresión que el agua estaría contaminada con algún químico, sin embargo nadie tiene conocimiento cierto de esta suposición.

Cabe resaltar, que en los márgenes del dique, no solamente se encuentran ahora pejerreyes muertos, sino una gran cantidad de residuos que la gente tira en el lugar a pesar que está prohibido, se pueden observar bolsas de plástico, tachos de metal, entre otros elementos que flotan en el agua.

El escenario es muy alarmante, ya que no son sólo algunos peces muertos a la orilla, sino cientos de ellos que impactan y generan preocupación a todo aquel que se acerca al lugar. A pesar que el secretario de Medio Ambiente, Nito Brizuela, declarara en un comunicado que "tenemos una cantidad aislada de peces muertos, pero no es un fenómeno masivo como sucedió en otros espejos de agua del país".

Según comentaron lugareños nunca se había producido una mortandad como la que se está viviendo en estos momentos y aseguraron que no es problema de superpoblación de peces, como se había informado en su momento, ya que aseguran que los amantes de la pesca no "sacan" nada cuando llevan a cabo su pasatiempo favorito.

POCA OXIGENACIÓN

En la mañana de ayer, autoridades de la Secretaría de Medio Ambiente, junto con personal del CAPE, se hicieron presente en el dique a fin de inspeccionar el lugar.

Según estableció Nito Brizuela, encargado de la Secretaría, la mortandad de la fauna acuática es producto de la aparición de un alga que disminuiría el nivel de oxigenación del agua en este espejo.

Si bien el tipo de alga aún no fue especificado, Brizuela explicó que la principal característica de la planta es la de tomar el oxígeno del agua restando este recurso a los peces.

Asimismo afirman que se debe tener en cuenta que las altas temperaturas, propias de nuestra Provincia, generan una situación óptima para el crecimiento de algas.

Por otra parte, en cuanto al agua del dique que es destinada al consumo humano, el secretario buscó llevar tranquilidad a la comunidad, explicando que los tratamientos que recibe el vital recurso no permite la presencia de ningún elemento contaminante.

Por su parte, el coordinador de Flora y Fauna, Carlos Cattáneo, señaló que las últimas crecidas de ríos que confluyen en el dique pueden haber arrastrado algún material mineral como nitrógeno, lo que provocó un crecimiento acelerado del alga.

Según pudo constatar personal de este matutino en horas de la tarde, ya no se encontraban peces muertos en los márgenes del dique debido a que personal del CAPE ya había efectuado la limpieza el lugar, sin embargo el olor aún permanecía.

Comentá la nota