La morosidad de los préstamos bancarios casi se triplicó en Río Negro

Pasó del 4,6% en el primer trimestre del 2008 al 12% en igual período de este año. Caída de la actividad y falta de liquidez fueron determinantes en esta suba.
Los datos no son para nada alentadores. Las consecuencias de la crisis financiera internacional profundizan sus efectos en la región. Un reciente estudio elaborado por la consultora Abeceb.com detalla que la cartera de préstamos bancarios que se encuentra en situación irregular en Río Negro trepó al 12% en el primer trimestre del año. Este indicador refleja un incremento en la morosidad del orden del 160% respecto de los valores consolidados para este mismo período del año anterior.

La estadística en cuestión refleja sólo la evolución provincial que presenta el sistema formal de financiamiento, es decir aquel que se realiza a través de bancos y entidades regidas por las normas del Banco Central de la República Argentina (BCRA). Según datos extraoficiales, la cartera irregular por fuera de ese sistema formal se ubicaría por encima del 23%.

Las causas de este importante crecimiento en la morosidad están dadas fundamentalmente por la crisis que genera la caída de los indicadores económicos en la región y que afecta a una importante cantidad de empresas de la zona. Por otro lado está todo el segmento de préstamos personales, de los que en muchos casos sus titulares ya plantearon la refinanciación ante la imposibilidad de cumplir con esas obligaciones.

Otro de los síntomas más claros de la crisis que atraviesan ciertos sectores de la economía es la cantidad de cheques rechazados que, según datos extraoficiales, se triplicó en esta primera parte del año.

La desconfianza sobre el rumbo de la economía en el país, sumada a la brusca desaceleración de la actividad petrolera y el derrumbe en el consumo en los negocios de la región, presiona en forma negativa sobre estos indicadores. Hasta mediados del año pasado, la liquidez monetaria permitió a las empresas cumplir con sus obligaciones. Pero el actual escenario de retracción económica y falta de liquidez hace improbable que muchas firmas puedan seguir cumpliendo con sus obligaciones.

El estudio de Abeceb.com señala que media nacional presenta un morosidad en la cartera crediticia formal del 6,7%. Tanto Río Negro como Neuquén se encuentran por encima de este indicador (ver infograma adjunto).

Para muchos analistas económicos, próximamente veremos en todo el país un marcado aumento en la cantidad de juicios ejecutivos y concursos impulsados por los acreedores del sistema.

La región no quedará fuera de este escenario.

Comentá la nota