Moreno sale a frenar suba en la carne

Moreno sale a frenar suba en la carne
Los frigoríficos dicen que el aumento es porque la escasez de hacienda no cubre la mayor demanda por las fiestas de fin de año. Argumentan que las lluvias redujeron el abastecimiento. Las carnicerías se quejan y afirman que no debería haber remarcación.
Guillermo Moreno obligará a los carniceros de Capital y Gran Buenos Aires a dar marcha atrás con los aumentos de precios que concretaron la semana pasada. Así lo manifestó el funcionario en la habitual reunión que mantiene todos los viernes con empresarios del sector cárnico en una sala de la Secretaría de Comercio. Según pudo averiguar Crítica de la Argentina, Moreno pondrá en la calle a un equipo de inspectores con la misión de relevar valores de referencia y recientes incrementos que llegan al 15 por ciento. El objetivo del secretario es que los comerciantes le informen cuáles fueron los frigoríficos y distribuidores que entregaron carne con aumento.

Como siempre sucede ante esta situación, carnicerías y frigoríficos se echan culpas.

"No hay razones para un aumento tan significativo en tan poco tiempo", afirmó el presidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de Capital, Alberto Williams. Miguel Schiaritti, presidente de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carne (Ciccra), se paró en la vereda de enfrente y criticó al funcionario kirchnerista. "Los precios subieron porque hay más demanda por las fiestas y no hay oferta suficiente por las lluvias. Moreno amenazó con hacerlos retroceder, pero lo ridículo es que va a tomar como referencia los valores que tienen los carniceros", disparó el directivo de la entidad que agrupa a frigoríficos exportadores.

Según pudo averiguar este diario, Moreno dio la orden a sus "soldaditos" (así bautizó a sus inspectores) de que le tomen declaración jurada a los carniceros y averigüen cuánto pagan el kilo de carne y a cuánto lo venden.

Según Schiaritti, la escasez de oferta en el mercado fue la principal razón de este nuevo aumento. "Hay poca hacienda en Liniers y llovió en la semana. Además, se disparó la demanda porque en diciembre se concentran las celebraciones de fin de año y llegan las fiestas. Esta vez, las subas superaron el nivel de aumentos estacionales", explicó el empresario de la industria cárnica. Según sus cálculos, la carne se encareció más de un 30% entre mayo y diciembre.

Williams, en cambio, desmintió que haya escasez de hacienda en Liniers. El dirigente le dijo a Crítica de la Argentina que el mercado encerró 40 mil cabezas en el último mes. "No hay motivos para que haya semejante suba. Porque no sólo no faltó hacienda, sino que tampoco hubo un incremento del consumo importante", dijo el representante de las carnicerías porteñas. Para el empresario, las fiestas son una excusa para que los frigoríficos remarquen porque el "consumo está más bien quieto".

En línea con Moreno y los empresarios supermercadistas, Williams garantizó que los "cortes populares" (carnaza común, carne picada, roast beef, entraña, falda con hueso, nalga, cuadrada y paleta), es decir los más baratos, se van a mantener en precio para la Navidad.

Schiaritti anticipó que la intervención morenista en el mercado de la carne "va a promover las ventas en negro". Según el presidente de Ciccra, después de las fiestas los precios seguirán estables, pero lo grave va a llegar más adelante. "Pasada la demanda de las fiestas, en marzo se van a registrar aumentos de hasta el 50% en el precio del novillo en pie porque van a faltar tres millones de animales", agregó.

Este año, a pesar de la recesión económica, las ventas en las carnicerías se mantuvieron respecto de 2008. "Hubo meses de subas a pesar del contexto de crisis internacional. El consumo interno anda muy bien", resumió el representante de los carniceros porteños.

Comentá la nota