Moreno recurre a la Corte en su pelea contra Shell

Quiere que el tribunal avale multas por desabastecimiento, rechazadas por un juez
En su pelea judicial contra Shell, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, llegará a la máxima instancia: la Corte Suprema.

La semana pasada presentó un recurso extraordinario para que el tribunal avale las multas millonarias que el Gobierno pretende cobrarle, por el momento sin éxito, a la compañía petrolera por presunto desabastecimiento.

Hasta ahora, la Justicia le fue hostil a Moreno. El juez en lo penal económico Daniel Petrone ya declaró ilegales casi una decena de las multas impuestas -en total son 50, de un millón de pesos cada una- y no parece estar dispuesto a aplicar la pena de prisión que el secretario de Comercio había solicitado para el presidente de Shell Argentina, Juan José Aranguren, por haber desabastecido el mercado de gasoil.

Por eso, el Gobierno llevará su pretensión a la Corte. El 18 de diciembre, Petrone aceptó el recurso extraordinario presentado por Moreno y le abrió así el camino al máximo tribunal, que ahora deberá resolver si toma el caso. El mismo día, le dio la razón a Shell con respecto a un nuevo grupo de multas por desabastecimiento.

Pero no todas fueron buenas noticias para Aranguren. Petrone acaba de rechazar un pedido de la compañía para que se declarara inconstitucional la ley de abastecimiento, en la que Moreno funda sus denuncias.

Según informaron a LA NACION fuentes judiciales, Shell había argumentado que no podía ser válida una ley que la obligara a ejercer el comercio, pero el juez sostuvo que el Estado tenía derecho a regular el tráfico de hidrocarburos y a establecer un determinado cupo para abastecer el mercado. Según Petrone, la declaración de inconstitucionalidad "es un acto de suma gravedad institucional y debe ser considerado como la última ratio del orden jurídico". En este caso, dijo, no correspondía una determinación semejante.

El magistrado revocó las multas con otro argumento. Sostuvo que el Gobierno las había impuesto sin respetar el derecho de defensa de la empresa y que Moreno no había logrado demostrar que Shell hubiera tenido la intención deliberada de desabastecer el mercado de gasoil.

"La infracción que se le imputa a Shell no se encuentra acreditada sobre la base de un procedimiento respetuoso de las garantías", dijo Petrone en la primera multa que dejó sin efecto, una que había sido impuesta el 4 de julio de 2007, luego de una inspección en una estación de servicio del barrio de Constitución.

El juez afirmó entonces que no había fundamentos para sostener que el derecho de defensa, ineludible para los procesos judiciales, pudiera soslayarse, cuando quien sanciona es el Poder Ejecutivo.

Por el momento, Petrone no se expidió, en cambio, sobre la suerte de Aranguren, pero es poco probable que termine preso: si no se probó que la empresa hubiera querido desabastecer, mal podría arrestarse a su presidente por eso.

La pelea entre el Gobierno y la petrolera angloholandesa tiene años. Atravesó su peor momento en marzo de 2005, cuando Néstor Kirchner exhortó a la población a no comprarle a Shell "ni una lata de aceite". Al día siguiente, 33 estaciones de servicio fueron bloqueadas por piqueteros liderados por Luis D´Elía.

Dos años más tarde, Moreno pidió el arresto de Aranguren basado en que había violado la ley de abastecimiento. Esta polémica norma, que Shell pidió que fuera declarada inconstitucional, fue sancionada en 1974, pocos días antes de la muerte de Juan Domingo Perón, con el nombre de "ley de abastecimiento y represión del agio". Faculta al Poder Ejecutivo a disponer arrestos y prevé penas de hasta cuatro años de prisión.

Los personajes

GUILLERMO MORENO

Dispuesto a todo

El secretario de Comercio Interior impulsa una causa por desabastecimiento contra Shell: aspira a que vaya preso el presidente de la empresa y a que se impongan multas millonarias. El caso ya llegó a la Corte Suprema.

JUAN ARANGUREN

A la defensiva

El presidente de la petrolera anglo-holandesa ganó en primera instancia y consiguió desestimar las multas. Pero no logró que la Justicia declarara inconstitucional la ley de abastecimiento, por la que lo acusa Moreno.

Comentá la nota