Moreno presionó a las exportadoras para que le vendan 6 mil toneladas de maíz pero todavía no les pagó

Moreno presionó a las exportadoras para que le vendan 6 mil toneladas de maíz pero todavía no les pagó
En los últimos días se difundió que el funcionario K repartió granos a ganaderos bonaerenses por la sequía. El mecanismo para dividir al campo.
Guillermo Moreno sigue sumando capítulos a su novela de anécdotas como funcionario del Gobierno kirchnerista. La parte que relata sus andanzas con el sector agropecuario todavía se está escribiendo, pero ya tiene un par de tramas que hacen más cautivante la historia. En medio de una sequía histórica, el secretario de Comercio Interior respondió al reclamo de productores que pedían maíz para alimentar a las hambrientas vacas. Fiel a un estilo, Moreno presionó, consiguió y repartió. Con un pequeño problema: todavía no pagó.

En las últimas semanas, tomó conocimiento público la información de que Moreno, sin intermediarios, había abastecido con maíz a unos pocos ganaderos bonaerenses. Quedó claro cómo y a quién le distribuyó el forraje, pero nunca cómo lo había conseguido, a quién se los compró y, mucho menos, a qué precio.

Según pudo confirmar PERFIL con tres fuentes, la primera proveniente de una de las empresas involucradas, la segunda del sector exportador, y la última del comercio de granos, el secretario de Comercio Interior llamó al Centro de Exportadores de Cereales (CEC), que nuclea a la mayoría de las empresas exportadoras de maíz. A su modo, consiguió 6 mil toneladas de las 15 mil que pidió.

Cuando la semana pasada estaba llegando a su fin, Moreno fue personalmente a la sede del CEC para pedir las toneladas restantes. Fuentes del sector exportador relataron que la reunión “no fue buena” ya que los directivos de las empresas le exigieron “que se cumpla lo pactado”. Es decir, que pague lo que debía, que según cálculos propios rondaría los 2 millones y medio de pesos. El representante de Cargill, según se rumoreó luego, fue uno de los más encolerizados. “¿Cómo justifico sino la venta?”, le explicó a PERFIL el directivo de una de las empresas involucradas.

Certezas. Antes de Navidad, Moreno recibió en su despacho a Analía Quiroga (ex dirigente de Carbap) y a Juan Manuel Garciarena, dos productores de la provincia de Buenos Aires, que le describieron la angustiante situación y le solicitaron ayuda. Ni lento ni perezoso, el funcionario polifuncional comenzó a gestionar y llamó al CEC. La gestión se resumió en pedirles 15 mil toneladas de maíz, a precio de mercado. Caso contrario, deslizó, les iba a cerrar las exportaciones.

Comentá la nota