Moreno pedirá a Siderar chapa barata para su plan canje de electrodomésticos

Moreno pedirá a Siderar chapa barata para su plan canje de electrodomésticos
El secretario de Comercio avanza en el intento de replicar el canje de heladeras y, con los costos de los industriales en sus manos, quiere abaratar la materia prima
El plan del Gobierno de lanzar al mercado lavarropas, termotanques, calefones y cocinas con una financiación accesible –fondos de la ANSeS mediante– y a precios más bajos dio en estos días nuevos pasos. Los industriales que elaboran los distintos productos le alcanzaron al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, sus estructuras de costos, convencidos de que éste retocará los márgenes al mínimo. A cambio, el funcionario intentó tranquilizarlos: les garantizó que la chapa con la que se elaboran estos artefactos, que provee Siderar, del grupo Techint, les llegará más barata.

La negociación con la siderúrgica no será fácil, en momentos en que la relación entre los Kirchner y la familia Rocca, controlante Techint, es tensa, sobre todo desde que Siderar anunciara, la semana pasada, que tendrá que despedir a 2.400 obreros.

La intención del Gobierno y la industria es que los modelos que participen del plan canje, que replica al de las heladeras que la presidenta Cristina Fernández considera exitoso, sean aquellos probados en el mercado. Los empresarios, a su vez, quieren que sean modelos que provean todos los fabricantes, para que nadie capitalice –o soporte en soledad– la intención oficial de colocar 100.000 cocinas, igual cantidad de lavarropas y de termotanques o calefones en los hogares.

Los representantes de las distintas cámaras del sector le alcanzaron a Moreno costos “uniformizados”, contaron dos fuentes que participan de la negociación. Tomaron un modelo de cada uno de los artefactos y, en base a los números de cada fábrica, armaron un valor promedio. Ahora, el secretario de Comercio Interior coteja esos datos con la cadena formadora de precios, que incluye a los grandes comercios de electrodomésticos.

Una fuente deslizó la posibilidad de que los artefactos promocionados sean “ligeramente diferenciados” de los que están actualmente en el mercado. Serían así más baratos, como ocurre con los autos que forman parte del plan oficial para adquirir el primer 0 km. Pero parte de la industria es reticente a eso, porque implicaría, en el caso de los productos a gas, menores estándares de seguridad y de ahorro de energía.

Entre los puntos a solucionar se encuentran la inclusión de los instaladores en el programa, que cobran cifras importantes –Moreno también estaría negociando con ellos–, y quién se hará cargo del material usado. Una de las hipótesis que se maneja es que éste quede en manos de los instaladores, que pueden emplearlo como repuestos o vender la chapa y el cobre.

La apuesta de la industria es que el plan esté operativo en el momento álgido de sus ventas, a partir de marzo.

Comentá la nota