Moreno ordenó frenar exportaciones para que baje la carne al público

Tras intervenir otra vez en Liniers, el secretario incrementó la presión sobre frigoríficos y carnicerías. Quiere lograr que los precios al consumidor retrocedan antes de la Navidad
A menos de una semana de haber instruido precios máximos para la hacienda en pie, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, redobló la presión sobre la cadena de la carne vacuna, para asegurarse abastecimiento y precios más bajos en estas Fiestas, tras las subas de hasta 10% que registraron los principales cortes al mostrador.

En ese marco, y luego de amenazar con inspecciones –que empezarán hoy– y multas a carnicerías y frigoríficos que no cumplan con los precios sugeridos desde su cartera, desde el sector se afirmó que en las últimas horas comenzaron a frenarse los permisos de exportación de carne (Roe rojo) que maneja la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca). Atribuyeron esa decisión a Moreno, a pesar de que la Oncca funciona desde hace dos meses bajo el control del Ministerio de Agricultura.

Con el freno temporal de la entrega de los ROE, Comercio Interior apunta a lograr una baja en la carne al consumidor antes de Navidad.

La nueva embestida comenzó con una lista de precios máximos para las distintas categorías de hacienda en el Mercado de Liniers ($ 4,30 para el novillo), como anticipó El Cronista el pasado jueves 10. Moreno luego reunió a carniceros, frigoríficos, supermercados y carnicerías para exigirles un "esfuerzo" ante la proximidad de las fiestas y las alzas al mostrador.

"Quiere una Navidad feliz, con precios que no muestren la suba de las últimas semanas de la hacienda y la media res", comentaron en el mercado. La primera respuesta fue que con los valores actuales de la hacienda iba a ser difícil poder cumplir con ese objetivo.

Fue ahí cuando se resolvió demorar las autorizaciones para exportar carne, algo que no sucedía al menos desde septiembre.

Mientras Moreno prepara para hoy el envío de inspectores a frigoríficos y carnicerías, a fin de constatar si los valores de de la media res se ajustan a lo ordenado desde Comercio Interior hace más de un año.

Desde los comercios minoristas se denunció que, en el último mes, hubo aumentos de 33% en el precio de la media res recibida, que ya supera los $ 10 por kilo vivo."El panorama es complicado sobre todo en víspera de las Fiestas. Esta semana será decisiva para ver si el mercado vuelve a la normalidad", indicó a este diario Alberto Williams, referente de las carnicerías porteñas, quien sostuvo que las inspecciones de Comercio Interior "permitirán constatar que el carnicero recibe la media res con aumento".

Otra estrategia con la leche

Si la política hacia la carne es con control de precios en toda la cadena, el funcionario aparece como más flexible para el sector lácteo. En ese sentido, se espera que esta tarde, Moreno reúna a industriales del sector, tamberos afines al Gobierno para lograr que las usinas se comprometa a pagar desde enero $ 1 por litro al productor, lo que permitirá que el Estado deje de abonar 20 centavos por litro de compensación a los tamberos, que vence a fin de año. Para hacerlo, Moreno autorizaría subas de entre 7% y 9% en distintos productos lácteos.

Esa posibilidad generó el rechazo inmediato de productores, que reclamaron $ 1,30 como mínimo, denunciaron que "el pago al tambero no debe financiarlo el consumidor, que ya soportó muchos aumentos en los lácteos" y amenazaron con medidas de fuerza.

Comentá la nota