Moreno, de las medialunas al bife

Moreno, de las medialunas al bife
Todos los viernes el secretario encabeza desopilantes reuniones con el sector de la carne
Cada viernes, a las 10, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, se divierte con los principales referentes del sector de la carne, a quienes reúne con medialunas y café para hablar de precios y exportaciones y también del "modelo". Allí confluyen representantes de cámaras de los sectores frigorífico y supermercadista, de autoservicios chinos y de carnicerías de la Capital Federal, de varios sindicatos de la carne y el cuero y enviados de la AFIP y el Ministerio de la Producción.

Unas 20 personas que, durante una hora y media, escuchan la exposición ?por lo general, bastante risueña? del secretario, que maneja con mano de hierro el sector con un objetivo expreso: "Que haya carne barata para el pueblo peronista", según se explaya. Moreno es el ejecutor de la política oficial de precios máximos para el ganado vivo, el cierre parcial de exportaciones y las ofertas de fin de semana en supermercados, medidas que originaron un proceso de concentración de la industria y el comercio de carnes, algo que ya ningún actor del sector niega.

Estos encuentros se han convertido en una suerte de grupo de autoayuda en el que el secretario no se priva de criticar ?incluso de forma grosera? a funcionarios del Gobierno, como la ministra de la Producción, Débora Giorgi. "Si quieren hablar de planes ganaderos, incentivos y esas pelotudeces, ya saben adónde ir", suele decir, mientras señala al jefe de asesores de Giorgi, Horacio Cepeda, asistente a las reuniones. Cepeda sufre las chanzas de Moreno, que en cada encuentro le pregunta si ya firmó la ficha de afiliación al PJ. "Estos [por los colaboradores de Giorgi] son todos radicales", repite. La afiliación, la marcha peronista y su propia estrategia política son temas de conversación habituales.

A veces en serio, otras en broma ?en general no queda del todo claro?, Moreno habla de los planes oficiales. Como la idea, todavía en estudio, de recrear las juntas de granos y carnes. En esas reuniones admitió también su fracaso en el PJ porteño, donde el kirchnerismo no parece encontrar siquiera una derrota digna. Para el secretario, el peronismo tiene en este distrito una base electoral del 20% del padrón. "Algunos quieren poner una cara bonita [en alusión al jefe de la Anses, Amado Boudou] para sumar votos en la clase media. A mí me parece que tenemos que poner al más feo para asegurar los votos peronistas", se sinceró. Y deslizó un nombre para encabezar la lista de candidatos a diputados nacionales: Omar Viviani, del sindicado de peones de taxis.

En cada encuentro, el secretario entrega una planilla con las exportaciones autorizadas y organiza las "baratas" que los supermercados ofrecen sábado y domingo. "La barata de Moreno", como llaman los empresarios la estrategia de vender cortes subsidiados en las principales cadenas. Los frigoríficos aportan la carne a cambio de que se les abran las puertas hacia los mercados mundiales y los supermercados facilitan su venta porque luego, en la semana, pueden cobrar más cara esa mercadería.

Las medialunas corren por cuenta de las cámaras, que se turnan para aportarlas cada viernes. Cuando todas cumplieron su turno, le toca a Moreno, aunque él se inclina por budines caseros elaborados por la esposa de uno de sus colaboradores.

Escribe un libro: El relato del modelo

* En una de las últimas reuniones con los referentes de buena parte de la cadena de la carne, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, adelantó que estaba terminando un libro sobre la administración Kirchner. Se titulará El relato del modelo y estaría prácticamente listo. Allí, el funcionario expondría los argumentos en los que, a su entender, se basan las decisiones económicas y políticas adoptadas por el matrimonio gobernante. En el libro podrían también aparecer algunas anécdotas de sus pintorescos encuentros con referentes del empresariado nacional.

Comentá la nota