Moreno, el garante del modelo

Moreno, el garante del modelo
Se suman voces que piden su renuncia pero es ratificado en su cargo. Las críticas al soldado más fiel.

La Presidenta hizo cambios. Aníbal Fernández a la jefatura de Gabinete y adiós a Massa. Amado Boudou a Economía; Diego Bossio a la ANSES; Julio Alak ministro de Justicia. Los nombres siguieron. Pero quien la mayoría de la sociedad esperaba ver fuera de la Casa Rosada, no se fue: Guillermo Moreno, secretario de Comercio Interior. El cuestionado funcionario es del ala dura del kirchnerismo y un hombre fiel al ex presidente Néstor Kirchner.

A Moreno se le cuestionan la intervención del INDEC, aprietes a empresarios, manejos arbitrarios en los permisos para exportar e importar y sobre todo las formas para con los sectores inversores del país. Como positivo, los enemigos lo reconocen como "incorruptible", honesto y un funcionario que hace lo que hace "por la causa".

El INDEK. Desde 2006 que "Willy" Moreno interviene personalmente en el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC). A pesar de las marchas de los trabajadores del organismo para evitar el manejo de los datos, tanto Moreno como su jefe político Néstor Kirchner, hicieron oídos sordos. Los trabajadores del organismo denuncian "aprietes" reiterados pero nada parece cambiar.

El apriete. "La próxima vez, vengan con sus mujeres. Ya estoy cansado de cogérmelos a ustedes", dijo, según la biografía "El buen salvaje. Guillermo Moreno. La política del garrote" . Esta es una de las tantas frases que se le atribuyen a Moreno en una reunión con ejecutivos petroleras multinacionales. Esta manera de negociar ya es un clásico en la vida del funcionario. A pesar de que en los últimos días varios sectores se animaron a enfrentarlo, todo aquel que se reúne con Moreno, sabe que secretario de Comercio Interior puede aplicar metodologías poco ortodoxas.

Control de precios. Los consumidores y muchos sectores del oficialismo reconocen que gracias a Moreno los precios de los productos masivos se mantuvieron bajos. Sin embargo, el reclamo está, nuevamente, en la metodología. No es inusual que empresarios escuchen sonar sus celulares un domingo al mediodía y escuchar a "Willy" del otro lado de la línea recriminando la suba de precios sin autorización.

Todopoderoso. Si bien formalmente es sólo el secretario de Comercio Interior, lo cierto es que Moreno tiene poder por sobre casi todos los funcionarios. Tiene trato personal con Kirchner y casi todas las áreas de Gobierno debieron atender sus reclamos en algún momento: Comercio Exterior, Comunicaciones, Energía, Transporte, Producción, Agricultura, Ganadería, Acción Social y Salud Pública son algunos ejemplos.

Vos sí, vos no. El Gobierno nunca tuvo una buena relación con los sectores del campo ni con las empresas que exportan alimentos. Moreno recibió denuncias de manejos arbitrarios en los permisos para exportar e importar que le otorgó a las empresas. La relación personal con el funcionario puede permitirle a una empresa lograr el ansiado permiso.

Burocracia interminable. Moreno -por medio de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca)- implementó una compleja red de controles y subsidios que terminaron agravando la crítica situación que afrontan los productores de granos, los ganadores y el sector lácteo, sobre todo durante el conflicto con el campo.

Al choque. Corrían los momentos más críticos del conflicto campo-Gobierno. Kirchner sacó a toda su tropa a copar la Plaza de Mayo. Allí estuvo presente, entre los manfiestantes K, Guillermo Moreno. Agitando su brazo advirtió "Gorila puto, vas a pagar, las retenciones del gobierno popular". Las críticas hacia su actitud llegaron desde todos los sectores sociales.

Los come crudos. Pero no solo desde afuera del Gobierno existen críticas hacia Moreno. Por ejemplo, el ex ministro de Economía, Martín Lousteau tuvo una pelea pública y salió perjudicado. A puertas cerradas hubo fuertes discusiones con otros funcionarios, como el saliente Jefe de Gabinete Sergio Massa, y la ministra de Producción Débora Giorgi.

Muchos analistas coinciden en que su permanencia en el Gabinete no hace otra cosa que abonar la tesis que quien lleva las riendas de la economía es Néstor Kirchner, con s u soldado más fiel como ejecutor de sus indicaciones.

Comentá la nota