Moreno ganó con los bonos... que no ajustan por inflación

Moreno ganó con los bonos... que no ajustan por inflación
Según la declaración jurada que presentó en la Oficina Anticorrupción, de octubre a noviembre de 2008 cambió sus colocaciones en acciones a Boden 2012. Antes había comprado Boden 2014, que ajustaban por CER, pero los vendió un año después. Apostando al dólar –y se desconoce si también con información privilegiada–, ganó más de US$ 15 mil.
"Hace 11 días, esta Presidenta y todos los argentinos tuvimos que pagar US$ 2.251 millones para pagar el corralito del año 2001", despotricó Cristina Kirchner el viernes pasado. Pero a pesar del pase de factura presidencial, muchos se alegraron con esa cancelación del Boden 2012, el vencimiento de deuda más importante del año. La felicidad alcanzó incluso a miembros de su Gobierno, como Guillermo Moreno.

Según la última declaración jurada que presentó en la Oficina Anticorrupción, el secretario de Comercio Interior adquirió a fines del año pasado 53.100 títulos del bono estatal que recibieron los ahorristas en 2002 por sus depósitos "acorralados", con una variable de ajuste en dólares en base a la tasa Libor.

Fuentes del mercado calculan que debió desembolsar en la operación 107.500 pesos. Si aún los conservara, los podría vender por un total de 184.800 pesos. En resumidas cuentas: sumaría un 72% a su inversión original.

Moreno aprovechó el día justicialista por excelencia para apostar por un gobierno peronista. El 17 de octubre del año pasado, adquirió 15.300 títulos de deuda. Tres días después, Cristina Kirchner anunció desde la ANSES el fin de las jubilaciones privadas y los bonos públicos se derrumbaron. En promedio, a horas de la reestatización, la caída arañaba el 12% en la plaza local.

El negro panorama no hizo temblar el pulso del secretario que, variando las cantidades, volvió a adquirir unidades del Boden 2012 en otras cuatro ocasiones: el 27 y 31 de ese mes y el 17 y 20 de noviembre. Mientras los gurúes económicos aconsejaban alejarse de la deuda estatal por temor a una incapacidad de pago, Moreno dio otra muestra más de apoyo al modelo K. Esta vez con sus propios ahorros.

"Fueron comprados en un momento donde los bonos se encontraban depreciados ante el anuncio de la estatización de las AFJPs", explicó a PERFIL un analista bursátil. "En octubre, los rendimientos del Boden 2012 superaban el 70%. Hoy esos títulos rinden menos del 20%", agregó el especialista.

Inside information. Más allá de la eventual ganancia al deshacerse de ellos, el funcionario ya habría cobrado dos vencimientos por esos títulos, en febrero pasado y el ya mencionado de este mes. Gracias a ellos, Moreno ya recuperó, aproximadamente, US$ 15.377 de ganancia.

¿Moreno intuyó que los bonos se recuperarían? ¿O lo sabía? Desde Poder Ciudadano, su directora Delia Ferreira Rubio, sembró la duda. La Ley de Etica Pública, en su artículo 2°, prohíbe que los funcionarios usen "información adquirida en el cumplimiento de sus funciones" en beneficio propio.

"Como miembro del ministerio de Economía ¿Moreno sabía que se iba a cancelar el vencimiento y que esos bonos subirían de valor?", se preguntó Ferreira Rubio.

Privado vs. estatal. En 2006, Moreno sólo jugaba en el mercado bursátil. Declaró poco más de $ 37 mil en acciones de Acindar y en los bancos BBVA Francés y Galicia. Al año siguiente, en 2007, sólo mantuvo los papeles de Acindar y se interesó por el sector petrolero. Invirtió $14.820 en YPF y $14.625 en Petrobrás. Pero también apostó por el Gobierno y compró 20.650 títulos del Boden 2014 por 19.979 pesos.

Hasta la intervención del INDEC, comandada por allegados a Moreno en enero de aquel año, los especialistas recomendaban los bonos que ajustaban por CER, como el caso del Boden 2014. La paradoja es que el "freno" a la inflación, que se le atribuye al polémico funcionario, acabó con esa ventaja.

Siguiendo esta lógica, Moreno habría pagado con su propio bolsillo la manipulación de los números oficiales. Por eso, en 2008, apostó por otros títulos, esta vez en dólares.

Comentá la nota