Moreno y Fernández, entre rumores

Aunque la Presidenta descartó cambios de gabinete, dentro del Gobierno circularon versiones de todo tipo. Las más insistentes involucraron a Moreno, supuestamente distanciado de De Vido, y a Fernández. También hubo danza de eventuales reemplazantes.
"No veo que por el resultado de las elecciones deba hacer algún cambio de gabinete", afirmó ayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner durante la conferencia de prensa que ofreció desde la Casa Rosada. Con estas palabras, la mandataria descartó modificaciones dentro de su equipo de ministros. Sin embargo, las especulaciones sonaron durante todo el día: discusiones entre Julio De Vido, ministro de Planificación, con Guillermo Moreno, secretario de Comercio; el eventual reemplazo de Carlos Fernández, ministro de Economía, por Débora Giorgi, ministra de la Producción, Amado Boudou, titular de la Anses, o Miguel Peirano, actual titular del Bice, pero que ya ocupó ese cargo en los últimos meses de la gestión de Néstor Kirchner. También se escuchó el cambio de Sergio Massa, jefe de Gabinete, por Ricardo Echegaray, titular de la AFIP, a quien se candidateó igualmente para Economía. Sin embargo, desde cada uno de los ministerios involucrados señalaron a Página/12 que todo era parte de los rumores del "día después".

"Si la Presidenta lo dijo, sería un absurdo plantear que ahora habrá un cambio de gabinete, además de la salida de Graciela Ocaña", graficaron a este diario desde uno de los ministerios relacionados a los rumores. Todo el gabinete vivió ayer los efectos del "día después". "Está todo igual que antes de las elecciones, no nos llamaron para hacer ningún tipo de cambio, ni de funcionarios ni de políticas", indicó a este diario otra fuente del Gobierno.

Horas antes de que el ex presidente Néstor Kirchner reconociera la derrota en las elecciones legislativas, Alberto Fernández, ex jefe de Gabinete, reclamó en diversos canales de televisión un cambio de gabinete, por considerar que "muchos ministros habían cumplido una etapa". Sin embargo, hasta ahora no se movió el tablero de funcionarios, más allá de la situación particular de Ocaña.

Una de las principales especulaciones desde antes de los comicios era el reemplazo del ministro de Economía, Carlos Fernández. Para ocupar su cargo se nombró a Amado Boudou, Ricardo Echegaray e incluso a la ministra de Producción, Débora Giorgi. Desde el Ministerio de Hacienda indicaron a este diario que no hubo ninguna comunicación hacia el funcionario. De hecho, Fernández viajará mañana a Santiago de Chile para participar de una cumbre de ministros y además se encuentra preparando otro viaje a una cumbre del Mercosur, para fin de mes.

Colaboradores cercanos a Echegaray indicaron que el funcionario se encuentra trabajando "plenamente en el cierre del Acuerdo Fiscal", que vence en agosto. Por eso descartaron cualquier cambio de funciones. Echegaray, que pasó de la Aduana hacia la Oncca y de ahí a la conducción de la AFIP, fue uno de los nombrados para reemplazar también a Sergio Massa. "Ricardo es más técnico que político y para ser un ministro coordinador hay que tener otro perfil", aseguraron desde la AFIP.

Otro de los ámbitos donde se escucharon rumores de todo tipo fue en la Secretaría de Comercio, a cargo de Guillermo Moreno. Al igual que tras la derrota del Gobierno con la Resolución 125, lo primero que se mencionó luego de la derrota del domingo fue la posible salida de Moreno y la conformación de un nuevo Indec. Es más, esto último había sido reclamado por Sergio Massa apenas llegó al ministerio. Pero en aquel momento todo quedó en la nada. Ayer la Presidenta volvió a defender la actuación del organismo y dijo que, cuando los resultados de los indicadores económicos son negativos, la mayor parte de los medios de prensa toma esos datos como fidedignos, y cuando son positivos afirman que hay manipulación.

De Vido, de todos modos, le sugeriría a la Presidenta que hay que recomponer la relación con el sector empresario y Moreno, según le atribuyen al ministro, sería un obstáculo en ese objetivo. Se sabe que De Vido siempre fue un sostén de Moreno, pero desde Economía reconocieron un clima de tensión entre ambos.

Comentá la nota