Moreno escucha ofertas... para ser columnista estelar en la radio

Decidió levantar su perfil mediático y tiene un propuesta para sumarse a un programa
El fin de año suele ser momento de definiciones, sobre todo en lo laboral. Después de ocuparse de los menesteres más rudos que le ha encargado el matrimonio presidencial desde que llegó al poder, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, piensa en un nuevo plan: quiere dejar el mutismo público y levantar el perfil.

El "Napia", como le dicen con cariño en el Gobierno, hará la próxima semana su desembarco en los medios. ¿Ahora se ocupará del periodismo? No, pero sólo por ahora. En principio tiene pensado apenas dar su primera entrevista desde que es funcionario.

No será en cualquier lado. Quien lo invitó -y consiguió su valioso "sí"- es el periodista Antonio Novas, santacruceño y defensor a ultranza de los Kirchner. Novas empezará el lunes un programa en Radio Belgrano, propiedad del empresario Raúl Moneta.

La audición que contará con el impulso del funcionario más polémico del kirchnerismo saldrá de 14 a 17.

Si al guardián de los precios le sale bien el debut mediático, Novas intentará convencerlo de que sea su columnista estrella. "Ojalá pueda estar en mi programa siempre; incluso también el propio Kirchner", se entusiasmó el periodista al confirmar a LA NACION su proyecto inmediato. Su programa, ya avisó, tendrá gran participación oficialista.

Voz desconocida

Como la voz de Moreno no es conocida públicamente, quizás el secretario de Comercio se anime a repetir aquella vieja incursión periodística de su jefe, Néstor Kirchner. La obsesión del matrimonio presidencial con los medios no es nueva. Cuando era gobernador de Santa Cruz, y con el seudónimo "El Ronco", Kirchner camuflaba su voz para hablar bien de su propio gobierno en un programa de radio de periodistas afines en una emisora de Río Gallegos.

Era una práctica habitual de entonces. También el actual secretario legal y técnico de la Presidencia, Carlos Zannini, amigo de los Kirchner desde que se iniciaron en la política, se autoelogiaba a través de columnas que salían publicadas con seudónimo en diarios locales, cuando Kirchner era recién intendente de Río Gallegos y él, funcionario municipal.

Además, la mano derecha de Kirchner, Rudy Ulloa Igor, es el hombre que pasó de ser su chofer y cadete para convertirse en los años que el ex presidente gobernó la provincia, en magnate de los medios de Santa Cruz. Su diario El Periódico Austral y su FM El Carmen difunden sólo las maravillas del mundo kirchnerista.

Y un dato más del pasado: el hijo mayor del matrimonio, Máximo, también había tenido una tendencia juvenil por el periodismo. Empezó a estudiar la carrera, pero la dejó a mitad de camino, cansado de las críticas de los hombres de prensa hacia los políticos.

La presidenta Cristina Kirchner no se quedó atrás. Después de la crisis política por el conflicto con el campo, la jefa del Estado decidió ya no criticar a los periodistas y se metió de lleno a hacerles competencia. Publicó una serie de columnas, firmadas por ella, en los periódicos principales de las ciudades que visitaba.

También en su caso, por supuesto, las "letras de molde" reproducían una defensa total de su propia gestión.

Moreno enfrenta ahora otra oportunidad de mostrar alineamiento total con las ideas de sus jefes. Sólo tiene que decidir si acepta la oferta.

Comentá la nota