Moreno echó al jefe de la Sigen para avanzar sobre Papel Prensa

Es Carlos Pacios, quien no aceptó cuestionamientos a la papelera
Las presiones de Guillermo Moreno para inmiscuirse en Papel Prensa siguen generando renuncias de altos funcionarios. Ayer se conoció que el Gobierno forzó la salida de Carlos Alberto Pacios, que se desempeñaba como síndico general de la Nación. En Presidencia le exigieron un paso al costado al funcionario, al que le reconocen una vasta formación técnica. La Sindicatura General de la Nación (Sigen) tiene la función de realizar los controles de la administración pública y auditorías de las cuentas nacionales. Es el máximo órgano de control sobre los gastos del Estado y el destino de los fondos públicos.

Pacios chocó con Moreno por Papel Prensa. La Sindicatura tiene dos representantes en la sociedad, en la que el Estado posee un 24,7% de las acciones (los socios privados y mayoritarios son Clarín y La Nación): Carlos Manuel Vidal y Alejandro Turri. A ambos, el secretario de Comercio Interior les exigió -en la reunión del 14 de setiembre con "sus muchachos expertos en partir columnas"- que impugnaran la operatoria de Papel Prensa. Como los funcionarios no se prestaron a ninguna maniobra fraudulenta, Moreno forzó su renuncia como síndicos de la papelera. Y luego fue por la cabeza de su jefe, Pacios, que avalaba la actuación de sus subordinados. En los hechos, las amenazas de Moreno en aquella comentada reunión, se van cumpliendo una a una.

La semana pasada le pasó lo mismo a Eduardo Hecker, titular de la Comisión Nacional de Valores (CNV). Moreno pretendía que Hecker fraguara los estados contables de Papel Prensa. Como no accedió, lo obligaron a renunciar y fue reemplazado por Alejandro Vanoli (ver Designaron...). Al día siguiente, el ministro de Economía Amado Boudou asumió la responsabilidad de lo sucedido.

Pacios fue director de Administración de la Jefatura de Gabinete de Ministros durante la presidencia de Néstor Kirchner, reportando a Alberto Fernández. Cuando asumió Cristina Fernández de Kirchner, Pacios pasó a ser síndico general adjunto. En ese momento, era el número dos de Julio Vitobello, que también venía de Jefatura de Gabinete. En el mandato de Cristina, Vitobello arrancó como síndico general y luego pasó al frente de la Oficina Anticorrupción (OA). En ese enroque de piezas, Pacios tomó el puesto de síndico general de la Nación. Fue a través de un decreto de enero de este año.

En la Sindicatura General de la Nación (Sigen) no respondieron los llamados de Clarín para esclarecer la situación. En el órgano de control, Amado Boudou ya nombró al reemplazo. Se trata de Daniel Reposo, que venía desempeñándose como gerente en la ANSeS: antes estuvo ya en Sigen.

De esta forma, Moreno y Boudou (que delegó todas las facultades del ministerio de Economía en Papel Prensa en la secretaría de Comercio Interior) ya controlan la CNV y la Sigen, los dos organismos del Estado con injerencia en Papel Prensa.

Por la Sigen pasaron dos damas que debían controlar la actuación de sus parejas. Fue el caso de Alessandra Minnicelli, casada con el ministro Julio De Vido; y Valeria Loira, esposa del titular de ANSeS, Diego Bossio. Ambas renunciaron frente a cuestionamientos.

La Sigen nombra directores en aquellas privadas en las que el Estado es accionista desde la estatización de las AFJP. Hasta ahora, el organismo vino nombrando síndicos de carrera, con perfil técnico, según dicen en las empresas. Pero eso puede cambiar con la última jugada de Moreno.

Comentá la nota