Moreno denunció a Papel Prensa

Moreno denunció a Papel Prensa
La acusa en la Justicia de "irregularidades"
El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, hizo una denuncia judicial contra Papel Prensa. En la presentación invoca el ejercicio de los derechos societarios correspondientes a las acciones que pertenecen al Estado y menciona la comisión de supuestas "irregularidades respecto de la instrumentación de dos reuniones consecutivas de directorio".

Moreno alude a actos societarios que fueron realizados con consulta y consentimiento del auditor externo y de los síndicos estatales.

A esta ofensiva se sumó el ministro de Economía, Amado Boudou, que acusó a los diarios Clarín y La Nacion de haber subadministrado la empresa y haber perjudicado al Estado (más allá de que los funcionarios estatales en la compañía dieron siempre el aval expreso a todos los actos empresariales).

La denuncia del secretario de Comercio Interior, que nunca obra sin el aval del matrimonio Kirchner, parece apuntar a encontrar una excusa que justifique ulteriores medidas políticas, como la expropiación, según creen en la empresa.

En una reunión realizada el 14 de agosto pasado, Moreno había anticipado a otros funcionarios públicos que el Gobierno tenía interés en expropiar o intervenir la empresa que produce papel de diario para 170 periódicos y deslizó amenazas físicas. Eso motivó que los accionistas privados de Papel Prensa lo denunciaran ante la Justicia. Desde entonces, las presiones del Gobierno sobre Papel Prensa se hicieron cotidianas y cada vez más intensas.

Por caso, la Comisión Nacional de Valores, que ejerce actividad de fiscalización sobre las empresas que cotizan en Bolsa y cuyo ex presidente Eduardo Hecker renunció como consecuencia de las diferencias que mantenía con Moreno en relación con Papel Prensa, también multiplicó sus presiones.

En las últimas semanas, ya realizó cuatro inspecciones; pidió que se postergara una reunión de directorio; dictó varias resoluciones y ayer formuló un nuevo pedido de informes.

El escrito presentado por Moreno apunta contra una reunión de directorio realizada el 4 de noviembre pasado.

En realidad, se trató de dos reuniones consecutivas y concatenadas: la primera para tratar el nombramiento de directores; la segunda, para aprobar el balance correspondiente al tercer trimestre.

Los cuestionamientos

A partir de las observaciones formuladas por esos directores estatales, Moreno sostiene que las actas de la reunión contienen errores y no traducen lo realmente acontecido, porque el acta relata las reuniones en secuencia inversa a lo que realmente ocurrió.

En esas reuniones hubo una peculiaridad, que Moreno no interpretó correctamente, y eso le permite sugerir una irregularidad que no existió. La primera de las reuniones comenzó a celebrarse durante la presidencia de Julio Saguier, presidente de SA La Nación, que renunció en ese acto a dirigir Papel Prensa, y finalizó durante la presidencia del contador Alberto Maquieira.

En realidad, para que se pudiera habilitar el tratamiento del balance en la reunión de directorio, Saguier suscribió el acta al inicio de la cita, algo que también hizo Maquieira al finalizar la reunión.

Finalmente, el auditor externo y los síndicos estatales aconsejaron que Saguier, que ya no era presidente, cruzara la firma (que no tachó ni salvó, sino que simplementre atravesó dos líneas).

Nadie objetó ese criterio, y para facilitar la presentación del balance en la Comisión Nacional de Valores se decidió tratar por separado las actas de esas reuniones.

Constataciones

Pero en los días sucesivos, Beatriz Paglieri, que fue designada directora por el Estado por decisión de Moreno ?que no formuló observaciones, pese a la intimación de la empresa para que se expidiera a la brevedad?, y otros directores estatales encontraron allí una supuesta irregularidad.

Moreno, en la denuncia de la que envió copia a Papel Prensa y a otros organismos públicos, también omite consignar que dos escribanos de la Escribanía General de Gobierno constataron que el acta, así como algunas observaciones formales de los funcionarios estatales, fueron efectivamente volcadas al libro de directorio.

La semana pasada, Moreno pretendió ejercer presiones sobre la empresa valiéndose de otro organismo, la Bolsa de Comercio, entidad que, sin embargo, se ajustó a su reglamento y ordenó una inspección registral sobre Papel Prensa, la cual no dio paso a sanción u observación alguna.

Comentá la nota