Moreno dejó con las manos vacías a la industria yerbatera

El funcionario explicó que los controles de precios se circunscriben a los valores de venta al público y mandó a los yerbateros a discutir directamente con los supermercadistas. Se comprometió a visitar Misiones para conocer la actividad
Fiel al inflexible estilo que lo convirtió en uno de los funcionarios más polémicos de la administración kirchnerista, el secretario de Comercio Interior de la Nación, Guillermo Moreno, no accedió al reclamo de los yerbateros por un incremento en los valores a salida de molino. En una reunión que se realizó ayer en Buenos Aires, el funcionario dejó en claro a un grupo de directores del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym), que los controles de precios de la Secretaría de Comercio se aplican sobre el valor de venta al público del producto y no sobre el precio al que la industria vende a la cadena comercial. De todos modos, Moreno confirmó su compromiso de visitar Misiones para conocer los pormenores de la actividad yerbatera.

El funcionario nacional, explicó que los controles que lleva adelante la cartera que conduce, se circunscriben a los precios de venta al público y no le corresponde a él inmiscuirse en la negociación entre una industria determinada y la cadena comercial a la que abastece. De este modo, Moreno mandó a los yerbateros a negociar directamente con los supermercadistas.

Según relato uno de los yerbateros presentes en la reunión, el secretario de Comercio Interior argumentó que no puede obligar a un comercio a vender más caro un producto determinado ni a pagar más por él a sus proveedores.

El representante de Misiones en el Inym, Ricardo Maciel, indicó que Moreno también puso en duda el argumento según el cual los precios actuales a salida de molino le impedirían a las industrias cubrir sus costos y obtener una ganancia. Según refirió Maciel, el funcionario nacional consideró que la industria está en condiciones de pagar los precios oficiales de la materia prima sin necesidad de incrementar sus valores de venta.

La conclusión de la reunión que duró más de hora y media, lejos de satisfacer a la molinería, volvió a plantear dudas respecto a la real influencia que ejercerían los controles de precios de la Secretaría de Comercio en las condiciones en las que se desarrolla la actividad yerbatera en la zona productora.

Los dichos de Moreno no hicieron otra cosa que reforzar la postura de quienes sostienen que el congelamiento de los valores de la yerba mate a salida de molino responden más a las políticas de precios que llevan adelante las industrias que a la presión del organismo que conduce Moreno.

"Hay fallas en la cadena productiva", dijo en forma vehemente.

Acuerdo lejano

La nula respuesta que recibieron los directores del Inym al reclamo por la flexibilización o liberación de los controles de precios, complicó seriamente la posibilidad de arribar a un acuerdo en el marco de la Sesión Especial de Precios en curso.

La negativa de Moreno afirmará a los industriales en su postura de votar en contra de cualquier nuevo incremento en los valores de la hoja verde y la canchada, situación que dificultará un acuerdo.

Comentá la nota