Moreno avanza con un plan propio para asistir a ganaderos por la sequía

Moreno avanza con un plan propio para asistir a ganaderos por la sequía
Se oficializará esta semana el plan paralelo a la emergencia agropecuaria. Quejas de las provincias y preocupación por la poca transparencia para distribuir granos
Mientras la Secretaría de Agricultura reúne a la Comisión de Emergencia Agropecuaria para paliar los estragos que causó la sequía a nivel nacional en un marco institucional, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, perfecciona su mecanismo de entregar ayudas puntuales a productores pese a que el mecanismo fue criticado por discrecional.

La Secretaría de Comercio Interior se apresta a publicar una resolución que oficializa la distribución de granos a productores afectados por la sequía, para que alimenten a la hacienda.

Pese a las críticas que alzó la primera distribución de 6.000 toneladas de maíz que otorgó Moreno a un grupo de ganaderos, la medida será ahora institucionalizada a través de “un mecanismo destinado a otorgar subsidios a aquellos productores de ganado bovino” afectados por la sequía y “cuyos establecimientos posean un total de hasta 300 cabezas de ganado en pie”, indica el borrador de la resolución 17 que se preparaba para ser publicada en el Boletín Oficial a principios de la semana.

La norma permite, además, una asistencia en casos especiales a ganaderos de no más de 500 cabezas, siempre que, en todos los casos, completen una presentación ante Comercio Interior.

La nueva norma libera el techo de la ayuda, que antes se había establecido informalmente en 15.000 toneladas totales, con lo que ahora los productores no van a pelearse por un cupo, sino que podrán pedir asistencia en los casos que sea necesario. Sin embargo, el mecanismo mantiene las dudas sobre la transparencia en la asignación de las ayudas.

Según el texto, quienes abastecerán el cereal serán las firmas exportadores, que ya subvencionaron las primeras 6.000 toneladas. Según indicaron fuentes de la industria en su momento, estarían presionadas a colaborar en el plan de Moreno por la necesidad de conseguir los registros de exportación (ROE) para vender grano al exterior.

La resolución indica que la Cámara de la Industria Aceitera (Ciara) “gestionará ante las empresas exportadoras de cereales los volúmenes de compra para satisfacer las solicitudes”. Según pudo reconstruir El Cronista, no hubo consultas previas ni a esta cámara ni a los exportadores y el borrador de la norma comenzó a circular al tiempo que ellos se enteraban del proyecto.

Para cobrar los granos, cuyo valor será el de la pizarra de Rosario correspondiente a la fecha de entrega, los exportadores deberán presentar los remitos y demás documentación a la Secretaría de Comercio, que abonará la factura correspondiente “a cuenta y orden de los productores ganaderos” cuya solicitud haya sido aprobada. Las firmas consultadas estaban poniendo en conocimiento de sus abogados el contenido del borrador porque “hay demasiados aspectos confusos”, confió una fuente.

El jueves pasado, Moreno prometió subsidiar 25 centavos por cada litro de leche en una reunión que mantuvo con tamberos santafesinos de la láctea Ramolac, pese al enojo del gobernador provincial, Hermes Binner, luego de su anterior visita a la provincia, cuando se reunió con productores de Sunchales.

Todo indica que mientras las provincias siguen presentando rigurosa documentación ante la Comisión de Emergencia Agropecuaria, Guillermo Moreno seguirá organizando un sistema de asistencia paralelo y personal.

Oportunidad rusa

La Oficina Nacional de Control del Comercio Agropecuario (Oncca) festejó la decisión de Rusia de cerrar la importación de carne a Estados Unidos, Canadá, Uruguay y otros países, lo que abre “una oportunidad inmejorable para los exportadores argentinos”, señaló.

El organismo aclaró que sólo podrán exportar los frigoríficos que “cumplen con las disposiciones” oficiales.

Comentá la nota