Morelli debe evitar que llegue basura al Gastona

La Justicia emplazó al intendente de Concepción para que presente un plan de obras que mitigue el daño ambiental de basurales. Un informe técnico de la Gendarmería Nacional advirtió sobre la presencia de desechos hospitalarios cerca del cauce de agua.
De inmediato, la Municipalidad de Concepción deberá iniciar las obras necesarias en el basural ubicado en las costas del río Gastona, cerca de los barrios 1º de Mayo I y II, para adecuar ese repositorio a las normas que rigen en materia ambiental.

Además, dentro de los próximos 30 días, el intendente Osvaldo Morelli (Participación Cívica), aliado políticamente del gobernador, José Alperovich, tendrá que presentar una plan que detalle los plazos de ejecución previstos para cumplir con la orden dispuesta por el juez, Mario Racedo, a cargo del Juzgado Federal Nº 2.

A partir de un informe de Gendarmería Nacional, desde hace un año Racedo lleva adelante una investigación sobre posibles violaciones a la Ley 24.051 (Residuos Peligrosos). Como consecuencia fueron concretados allanamientos en los predios conocidos como antiguo y reciente basural. Las actas labradas por los propios gendarmes advirtieron: “en distintos puntos se pudieron observar residuos de tipo hospitalario”. También alertaron sobre la gran cantidad de basura depositada en las márgenes del Gastona, así como sobre la falta de obras pluviales o de canalización del río, y de “tratamiento de los residuos allí depositados”.

Más obligaciones

En la convicción de que la protección del medio ambiente, que está receptada constitucionalmente y que constituye un supuesto de interés público, Racedo dispuso como medida cautelar dos cosas. En primer lugar, conminó al municipio y a la Dirección Provincial del Agua (DPA) a que, en virtud del principio de prevención, en el plazo de cinco días, elaboren conjuntamente un plan de contingencia que permita “eliminar y/o reducir probables inundaciones y/o invasiones del Río Gastona en los dos basurales, con el fin de eliminar situaciones que sean generadoras de contaminación”. La medida debe complementarse con un programa de alerta temprana, que posibilite disipar o minimizar los riesgos emergentes de crecidas o desbordes del río en las inmediaciones de los basurales, en protección de la población vecina al lugar.

En segundo lugar, Racedo intimó a la Municipalidad a que, en forma inmediata, cierre el antiguo basural (prácticamente ya no era usado) o impida el uso del predio por parte de terceros, para lo cual habrá que cercar o delimitar la zona. El fin perseguido es evitar toda forma de comunicación (superficial o subterránea) con el río.

Respecto del reciente repositorio, la intendencia tendrá que presentar un plan (para el que le dieron un plazo de 30 días) que pruebe que en el lugar no son arrojados los residuos peligrosos detallados por la Ley 24.051: desechos clínicos de hospitales y centros médicos; resultantes de la producción y preparación de productos farmacéuticos o fitosanitarios; o de las operaciones de eliminación de desechos industriales, entre otros.

Comentá la nota