Morea y Conde fueron elegidos para conducir la Universidad hasta 2013

El rector obtuvo 69 votos a favor y hubo 11 abstenciones * Para vice, fueron 76 y 5 respectivamente * Participaron 103 de los 108 asambleístas habilitados * Tenso clima durante toda la sesión, incluyendo golpes, agresiones verbales y rotura de vidrios *

La conducción de la Universidad Nacional de Mar del Plata para los próximos cuatro años quedó en manos de la fórmula integrada por el actual rector interino Francisco Morea y Raúl Conde. Así lo decidió ayer la asamblea universitaria integrada por 103 docentes, alumnos y egresados, que apoyaron con 69 votos a Morea -hubo 11 abstenciones- y 76 a Conde -con 5 abstenciones-.

Fue ésta la única fórmula que se presentó, ya que el candidato Juan Garamendy que competía con Morea decidió abandonar su postulación, tal como lo adelantó LA CAPITAL en su edición de ayer.

Como en los dos intentos fallidos de 2008, ayer también la asamblea universitaria estuvo teñida de incidentes, con la diferencia que esta vez sí se pudo elegir. No faltaron momentos de tensión, golpes, agresiones verbales y cuestionamientos a viva voz por el modo en que se designaron las autoridades: en ese clima se asistió a la elección del rector.

Bien temprano, las agrupaciones estudiantiles comenzaron con su intento de ingresar al aula magna María del Carmen Maggi del complejo universitario de Peña y Funes. En esos intentos se registraron forcejeos y algunos golpes entre estudiantes en las puertas de Ciencias Exactas, que terminaron con la rotura de un vidrio y luego con golpes sobre las puertas de ingreso.

Es que previamente las autoridades habían dispuesto no permitir la entrada de los alumnos al lugar, reservado solamente para los asambleístas. Pero los jóvenes insistieron por la fuerza hasta que lograron entrar.

Una vez adentro de la sala, el grupo estudiantil Liberación se encaramó sobre el estrado donde debían ubicarse las autoridades de la asamblea y desde allí manifestaron su intención de impedir la sesión, actitud que se repitió a lo largo de toda la jornada, con cantos, gritos y hasta algunas agresiones.

Después de varias idas y vueltas, el secretario de administración financiera Alfredo Lazzeretti anunció el comienzo de la sesión con la acreditación de 103 de los 108 asambleístas.

La medida fue aplaudida por la mayoría de los miembros, aunque los estudiantes de Liberación siguieron insistiendo con no permitir que las autoridades se ubicaran en el estrado. La solución fue insólita, pero efectiva: la conducción se desplazó hasta el sector opuesto, al fondo del aula magna y desde ahí sesionaron. Pedro Sanllorenti, del gremio de docentes universitarios, se hizo cargo de la presidencia del encuentro luego de que Morea, el rector interino, se excusara por ser candidato.

Algunas palabras

Así fue como se inició el encuentro en el que se presentaron los candidatos y luego los miembros de la agrupación Movimiento Sur que pidieron un cuarto intermedio que no fue apoyado. En sus argumentos los jóvenes entendieron que "la asamblea no es representativa" porque "sesiona en un período de receso de actividades, con pasillos vacíos y total impunidad para acordar votos por cargos". Y añadieron: "Oídos sordos han hecho a los pedidos recurrentes de debate, democratización y participación de cientos de estudiantes los representantes docentes, graduados, y sobre todo las mismas representaciones estudiantiles".

Luego hicieron uso de la palabra miembros de las agrupaciones de Avanzada de Derecho, Confluencia de Humanidades y MEP de Psicología que conforman Liberación. Ellos recordaron que "en diversas y concurridas asambleas estudiantiles se debatió la realidad universitaria y se decidió la interrupción de la asamblea universitaria en virtud de la nula discusión generada en la comunidad y la falta de proyectos serios para construir una universidad gratuita, democrática, autónoma, participativa y pluralista, de excelencia y vinculada a las necesidades populares". Y recordaron que en diferentes encuentros generaron propuestas y proyectos que "nunca fueron escuchados". También se mostraron en contra de la fecha estipulada y criticaron la baja de la candidatura de Juan Garamendy.

Vale recordar que hasta hace una semana eran dos los candidatos, pero una serie de negociaciones y la intención de "mejorar la situación institucional" de la Universidad llevaron a Garamendy a bajarse (ver aparte).

Mientras continuaban las exposiciones, los asambleístas iban completando cédulas (formularios) en los que emitían sus votos. Eran dos porque se vota rector y vice en forma separada.

Así que en una agitada alocución de un alumno que terminó mal porque las autoridades le pidieron que concluyera, algunos pocos lograron escuchar que algo se votaba y en medio de saltos entre los bancos, gritos y golpes; se comenzó a vaciar el recinto.

Afuera ya se corría la voz que Morea era el nuevo rector, pero nadie lo afirmaba. Es que no se proclamó públicamente el triunfo, lo que despertó incertidumbre y cuestionamientos de mucho de los presentes.

En medio de corridas, Morea y Conde confirmaron su triunfo y se mostraron conformes aunque lamentaron las condiciones en las que se produjo la asamblea.

Todo terminó en dependencia de la Facultad de Ciencias Económicas, donde siguieron los reclamos estudiantiles y la espera de saber por cuántos votos habían triunfado.

Comentá la nota