Evo Morales lanzó el "socialismo comunitario".

Evo Morales lanzó el
El mandatario promulgó la nueva Constitución; rechazo regional.
En un acto multitudinario en el que promulgó la nueva Constitución, resistida en cinco de nueve departamentos bolivianos, el presidente Evo Morales lanzó ayer el "socialismo comunitario", que, según él, permitirá transformar un país "neocolonial" en un "Estado plurinacional".

"Proclamo promulgada la nueva Constitución Política del Estado Boliviano, la vigencia del Estado plurinacional unitario, social y económicamente, y el socialismo comunitario", dijo Morales durante la ceremonia en El Alto, ciudad vecina a La Paz en la que se congregaron decenas de miles de personas.

Para Morales, la nueva Constitución implica "una nueva etapa en la permanente lucha contra la burocracia, el nepotismo y la corrupción, males que dejaron los gobiernos neoliberales de turno", y marca el inicio de "la transición de un Estado neocolonial a otro plurinacional".

"Ahora quiero decir: pueden sacarme del palacio [de gobierno], pueden matarme. Misión cumplida, por una Bolivia unida", afirmó el mandatario izquierdista, en una presunta alusión al fuerte rechazo que despierta el texto constitucional en algunos sectores del país.

Su proceso de implementación fue accidentado: comenzó el 6 de agosto del 2006 y concluyó en octubre del 2008, después de graves enfrentamientos que cobraron la vida de al menos 16 bolivianos.

A partir de ese momento, mientras el fantasma de una guerra civil se cernía sobre Bolivia, Morales llamó a un referéndum revocatorio de su mandato y a otro para ratificar el texto constitucional. En ambos triunfó el gobierno.

El texto, de 411 artículos, también incorpora la posibilidad de una reelección presidencial única y llama a elecciones generales el 6 de diciembre próximo. El mandatario indígena podrá presentarse a esos comicios y buscar un segundo mandato, hasta 2014.

La promulgación de la Carta Magna por parte del mandatario provocó ayer críticas de la oposición y llamados al desacato.

La Constitución había sido aprobada por la Asamblea Constituyente en agosto de 2006, en una polémica sesión sin la presencia de la oposición, y fue ratificada en un reciente referéndum con el 61,4% de los votos en toda Bolivia, pese a que fue rechazada en los departamentos más ricos del país: Beni, Pando, Tarija y Santa Cruz.

El prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, uno de los más acérrimos rivales de Morales, calificó ayer el acto oficial de "show político".

Los cuatro departamentos opositores habían aprobado estatutos autonomistas de corte liberal que colisionan con la nueva Carta Magna en virtud de que la Constitución indigenista y socialista de Morales establece una autonomía de los pueblos aborígenes, lo que, en la práctica, socavaría el poder de los prefectos opositores.

"Seguiremos por el camino de nuestros estatutos", dijo Costas, en una actitud que podría provocar nuevos enfrentamientos con el Ejecutivo, que califica esos estatutos de "separatistas".

A los cuatro departamentos autonomistas se les añadió Chuquisaca, donde, sin embargo, ganó el sí a la Carta Magna en enero pasado.

La prefecta opositora de Chuquisaca, la quechua Savina Cuéllar, ratificó ayer que impulsará el desacato a la Constitución, porque, según dijo, no es el resultado de un pacto nacional.

El acto de promulgación contó con la presencia de la Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú, del presidente de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y del canciller venezolano, Nicolás Maduro.

Allí, el presidente indígena, funcionarios de su gobierno, las fuerzas armadas y miles de asistentes formularon un juramento colectivo para "respetar y hacer respetar" la nueva Constitución que, a juicio de Morales, se inspira en la "lucha de liberación" que desde los tiempos de la colonia española emprendieron los pueblos indígenas.

Contra el "imperialismo"

El mandatario se mostró especialmente crítico con Estados Unidos. "Sólo la sabiduría de nuestros pueblos [...] ha permitido identificar y derrotar a los agentes externos, derrotar al imperialismo norteamericano", añadió.

En septiembre del año pasado, y como réplica de una acción similar del presidente venezolano, Hugo Chávez, su principal aliado en la región, Morales expulsó del país al embajador de Estados Unidos, a quien acusó de haber promovido una conspiración contra su gobierno. Dos meses después, Morales echó del país a los agentes de la DEA, la fuerza antidrogas estadounidense, tras permanecer 35 años en Bolivia.

"En esta nueva Constitución Política del Estado no se permite, no se permitirá instalar ninguna base militar extranjera", dijo.

Agencias EFE, AFP y AP

Interés japonés por el litio boliviano

* LA PAZ (AP).- Una delegación de la transnacional japonesa Sumitomo visitó Bolivia para demostrar su interés de participar en el proyecto de explotación de litio que lleva adelante el presidente, Evo Morales. El mandatario apuesta a fabricar en Bolivia, donde hay grandes reservas del metal, baterías para teléfonos móviles y en aprovechar la atracción que despierta el uso del litio en la industria automotriz como sustituto del petróleo.

Comentá la nota