Evo Morales, de gira por España:"Queremos socios, no patrones"

Tras la nacionalización de los hidrocarburos y en un momento en el que existen planes de hacerlo en el sector eléctrico en Bolivia, el presidente Evo Morales advirtió al empresariado español de que debe respetar las normas del país andino "si quiere invertir allí".
"Queremos socios, no patrones", manifestó el mandatario en Madrid, en el transcurso de su intervención en el Foro Nueva Economía y ante destacados representantes empresariales, como el presidente de Repsol, Antoni Brufau, una empresa con la que mantiene "buenas relaciones", según dijo.

"Las empresas que respetan las normas bolivianas son bienvenidas. Necesitamos inversión", aseguró Morales. "Y por eso queremos socios y no dueños de nuestros recursos nacionales", señaló en el lujoso Hotel Ritz, pocas horas antes de ser recibido en el Palacio de la Zarzuela por el rey Juan Carlos, con el que se volverá a ver por la noche en una cena en el Palacio Real.

Entre los objetivos de la visita de Morales, que hoy se reunirá en La Moncloa con el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, está presentar a las empresas energéticas su potencial en el sector del litio.

"No quisiera que se repita la historia de Potosí ni en litio ni en petróleo ni en hierro", dijo, recalcando que una cosa es la explotación de los recursos y otra, la propiedad. "Si algún empresario va a allá, tiene que respetar las normas bolivianas, con mucho respeto".

El empresariado español, por su parte, reclama al ex sindicalista que su Ejecutivo refuerce las "señales de seguridad y confianza" para las inversiones a largo plazo, y así se lo hizo saber en un encuentro que varios directivos mantuvieron con él en el Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Industria y Navegación.

Pese a las advertencias, Morales reconoció que la relación con las empresas españolas es buena y cuando acusó a algunas transnacionales de conspirar contra su gobierno financiando a la oposición descartó que entre ellas haya compañías del país europeo.

Desde que Morales llegó a España, en su primera visita oficial como presidente de Bolivia, su discurso estuvo marcado por un fuerte componente anticolonialista y antiimperialista, con fuertes críticas al sistema capitalista y a Estados Unidos y con un recuerdo constante del pasado colonial de España en América Latina.

Bolivia celebra elecciones el próximo 6 de diciembre y Morales aspira en ellas a la reelección. Los comicios serán los primeros en los que habrá voto de los bolivianos en el exterior. En España residen oficialmente 98.000, si bien la cifra se eleva a 250.000 teniendo en cuenta las estimaciones de bolivianos que viven en el país europeo de forma ilegal. A estos últimos, Morales les prometió "dar la batalla" en favor de su legalización.

Tras su encuentro con el rey, el mandatario boliviano visitó el Congreso de los Diputados, donde también mantuvo una reunión con su presidente, el socialista José Bono, y donde además de la bandera boliviana lo esperaba la bandera whipala, formada por 49 cuadros que representan el cruce de dos arco iris, según la tradición indígena. Esta enseña es uno de los nuevos símbolos oficiales introducidos por la nueva Constitución.

Morales ya visitó España en 2005 como candidato a la presidencia de su país y en 2006, como presidente electo. España es el primer donante bilateral de ayuda al desarrollo en Bolivia.

Comentá la nota