Morales le ganó a Cobos la pelea en la UCR correntina

El senador apoyó al gobernador electo; el vicepresidente había apostado por el derrotado
CORRIENTES.- "¡Ven, yo no firmé nada, yo no los eché, eh!", bromeaba el presidente de la UCR, Gerardo Morales, mientras señalaba en una puerta del comité el acta de intervención partidaria en esta provincia, que llevaba la firma del titular de la Convención Nacional, Hipólito Solari Yrigoyen.

Más allá de las bromas, el senador jujeño vivió el holgado triunfo de Ricardo Colombi en las elecciones de ayer como un contundente respaldo a su gestión, en una provincia en la que la división entre orgánicos y cobistas fue tan cruda y fuerte que obligó a Morales a intervenir el partido hace más de dos años.

Ya con el triunfo en la mano, y con un clara demostración de fuerza sobre el vicepresidente Julio Cobos, que apoyó, aunque después se alejó, al gobernador Arturo Colombi, Morales prometió "poner fecha ya" para normalizar el partido e iniciar un camino de "amnistía", que no incluirá por ahora al mandatario ni a sus dirigentes más conocidos. Además, el gobernador electo ya aceptó a Ernesto Sanz como presidente de la UCR a partir de diciembre y acompañar al candidato a presidente que el partido elija para 2011. Aun cuando éste sea, como se prevé, el propio Julio Cobos.

"Este es un premio al esfuerzo y ratifica que es posible hacer política fuera del poder, resistiendo aun en los peores momentos", afirmó Morales a LA NACION cuando el retorno de Ricardo Colombi al poder era casi un hecho.

En un clima de festejo, Morales negó que éste sea un triunfo contra Cobos y se refirió a la victoria de su aliado como "una definición de la realidad local, basada en el trabajo de Ricardo, un hombre perseguido por el gobierno provincial".

El presidente de la UCR reconoce a Ricardo Colombi su fidelidad al partido. Le agradece su apoyo a Leopoldo Moreau como candidato presidencial en 2003 y a Roberto Lavagna en 2007. Sobre todo, lo valora por haber resistido el embate de Arturo Colombi, que se alió con el gobierno nacional a fines de 2007 y pretendió quedarse con el control partidario hasta que Morales intervino el comité provincial.

Negociaciones

"Ganar una gobernación desde el esfuerzo y el compromiso es muy alentador", agregó Morales. La gran pregunta es si habrá amnistía amplia y generosa hacia los partidarios de Arturo, después de años de enemistad manifiesta. "No creemos que Gerardo nos pida eso, pero sí lo puede hacer Cobos a través de amigos comunes", afirmó ayer un estrecho colaborador de Ricardo Colombi.

El nombre del ex diputado porteño Rafael Pascual circuló como eventual prenda de paz entre ambos sectores, aunque el gobernador electo no piense en sentarse a la misma mesa con su primo. "Habrá un perdón para las segundas líneas, pero no para las cabezas", afirmaban en el comité correntino.

Cerca del vicepresidente recordaron a LA NACION el consejo de Cobos al gobernador para que desistiera de participar de la segunda vuelta tras su derrota del 13 de septiembre. "Es una elección local, se lo ayudó en lo que se pudo, pero no podemos inmiscuirnos en cuestiones distritales", explicaron. El gobernador nunca toleró el desplante del vicepresidente, que se alejó de él en las malas.

Comentá la nota