Morales y Carrió con duras críticas al Gobierno

Acordaron impulsar una agenda de la oposición. Decidieron presentar a la Iglesia el plan de Ingreso Universal a la Niñez. Para ambos, dicha ayuda social puede dar lugar al uso político de los fondos.
Los líderes de la UCR, Gerardo Morales, y de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, condenaron ayer "los hechos de violencia" y alertaron sobre "un clima de crispación y violencia planificada por el Gobierno". Y pidieron "a la población que no tenga miedo y que no se acostumbre a vivir en un clima de temor y caos".

Tras un desayuno de trabajo donde acordaron impulsar juntos una agenda de la oposición, escribieron en un comunicado inusualmente duro: "Vamos a resistir de manera democrática y pacífica a un gobierno que pretende sembrar el caos con fines inconfesables".

Al cierre de esta edición, los dos referentes opositores tenían previsto reunirse con el obispo Jorge Casaretto para llevarle su proyecto de Ingreso Universal a la Niñez. Llevaron a cabo la iniciativa, en el marco de la polémica entre la Iglesia, el Gobierno y la oposición por la ayuda social.

La resolución más inmediata del encuentro de Morales y Carrió fue llevar el plan de Ingreso Universal a la Niñez, o Ingreso Ciudadano, para presentarlo a la Iglesia.

La Iglesia pide un plan social de ayuda a padres sin cobertura social o desocupados. Mientras que el Gobierno tiene otro proyecto en Diputados, que los opositores califican de "restringido".

La polémica sobre la ayuda social marca la agenda de estos días y se hizo explícita desde el 11 de octubre cuando en Mar del Plata la Iglesia organizó un encuentro con políticos de distinto signo. Gran parte del debate tiene que ver con el "clientelismo": la Coalición Cívica y los radicales insisten en que, si la ayuda social no es igualitaria, y es discriminada, puede dar lugar al uso político de los fondos.

En el desayuno de ayer a la mañana donde no se mencionó al vicepresidente Julio Cobos, quien tiene roces con la UCR y la CC, Carrió y Morales definieron también una agenda de otros puntos, entre ellos una nueva reforma al Consejo de la Magistratura y el impulso de políticas productivas para el campo, además de la polémica en torno a los análisis del INDEC.

Comentá la nota