Monzó: "Me quedaron proyectos por desarrollar"

El ex ministro de Asuntos Agrarios aseguró que, desde su banca en la Legislatura, trabajará por el desarrollo del sudoeste bonaerense. Ratificó su apoyo al gobernador Scioli y dijo sentirse desilusionado por la actitud de los Kirchner. También se ofreció a ser intermediario entre el gobierno y el campo. Hernán Guercio "La Nueva Provincia"
"Desde lo político me siento aliviado, mientras que desde la gestión tengo una cierta desilusión y necesito hacer un duelo. Y en esto último mucho tiene que ver la región del sudoeste bonaerense, porque es a la que más énfasis puse en mi gestión. Y tenía muchos proyectos para llevar adelante".

Ya más distendido después de su salida del gabinete bonaerense, en su casa de Carlos Tejedor, y en exclusiva con "La Nueva Provincia" , el hasta el último miércoles ministro de Asuntos Agrarios y actual diputado justicialista Emilio Monzó, aseguró que cuando retome su bancada continuará trabajando por el sudoeste bonaerense, y confió que intentará seguir siendo un nexo comunicativo entre el sector rural y el gobierno.

Además, manifestó sentirse desilusionado con el matrimonio presidencial, ratificó su confianza hacia el gobernador Daniel Scioli y brindó total apoyo a su reemplazante, Ariel Franetovich.

Aseguró que la próxima semana, "cuando baje un poquito la espuma", asumirá su cargo de diputado provincial.

"Por ahora quiero aprovechar para disfrutar de mi familia y del calor del hogar; realmente lo necesito, y antes no podía hacerlo", sostuvo.

Monzó sostuvo que en el ministerio dejó todo de forma "prolija", de forma tal que su reemplazante --el intendente de Chivilcoy, Daniel Franetovich-- pueda dar continuidad a los distintos proyectos que se estaban desarrollando para el sudoeste bonaerense y la provincia en general.

"Por mi parte, quiero mantener la relación que pude desarrollar con los pescadores del puerto de Ingeniero White, o con los productores de Algarrobo y Patagones, por ejemplo. Aprendí muchas cosas al asumir en el ministerio y, lamentablemente, no pude dar las soluciones que me pedían", aseguró.

"Soy diputado de toda la provincia, y esa responsabilidad la quiero asumir principalmente con el sudoeste. Esto lo sentí en carne propia mientras fui ministro y lo voy a seguir haciendo como legislador o donde me toque estar, ya que esa región caló profundo en mi ser", agregó el ex titular de la cartera de Asuntos Agrarios, quien asumió tener "un compromiso de por vida para con el sector agropecuario".

Monzó destacó que mientras estuvo en el cargo tuvo la posibilidad de ser el nexo necesario en el aspecto político entre el sector agropecuario (sobre todo de aquellos chacareros pertenecientes al sudoeste) y el gobierno.

"Creo que la forma en la que se trataron y aceptaron los disensos y los consensos fue lo que más llamó la atención. Es decir, algo que tendría que ser ordinario parecía ser excepcional, como lo era tener un buen trato con el sector agropecuario y aceptar las discusiones.

"En su momento llegaron a decirme cualquier tipo de barbaridades; y también tuve el respaldo de muchas personas, lo que para mí terminó siendo más importante", consideró.

El funcionario aclaró, al respecto, que más allá de algunos disgustos esporádicos, lo que realmente queda es el buen trato y el dirigente que se ubica dentro de él, proceda del Estado o de las entidades.

"Si bien al principio fue difícil de construir, creo que perduró el buen trato que tuve con las instituciones agropecuarias. Luego, la confianza logró que pudiéramos trabajar bien en la provincia, resolver pequeñas cosas a los productores y ser el vocero de los reclamos del sector ante el gobierno bonaerense", aclaró.

Monzó recordó que el año pasado, cuando aún no estaba al frente del ministerio, no estuvo de acuerdo con la polémica Resolución Nº 125, que establecía la implementación de retenciones móviles.

"Si bien no fue una posición de enfrentamiento con el gobierno, yo consideraba que desde el Estado se equivocaban en las formas y en la generalización de las calificaciones a los productores agropecuarios.

"A partir de esa diferenciación, obtuve la connotación necesaria para que el gobernador me nombrara a cargo de esa cartera. Desde ese momento empecé a construir, porque no soy una persona que viene del sector agropecuario, aunque sí desde el interior y eso hace que uno conozca un poco más la idiosincrasia del productor", aseguró.

En carpeta.

Monzó recordó que a la reunión en la que se enteró que debía dejar el cargo --al frente del ministerio de Asuntos Agrarios-- había concurrido con una carpeta que contenía todos los proyectos que se discutirían, este martes, en una reunión del consejo del sudoeste bonaerense en Bahía Blanca.

"Mi idea respecto de la reglamentación de la ley de Desarrollo del Sudoeste Bonaerense era discutir con los intendentes y con el consejo respecto de la posibilidad de que el organismo fuera menos pesado. Esto es, que los jefes comunales tengan una participación más vinculantes y que el órgano sea muy ejecutivo, porque las necesidades son imperantes.

"De hecho, al sudoeste lo he tomado como una región diferenciada; y las políticas deben implementarse --dentro de la informalidad del marco del consejo-- debido a la urgencia que tienen los problemas que demandan", afirmó.

GRISADO

Ideología.

"Hoy me encuentro en una posición distinta respecto del gobierno nacional, pero esto no tiene que ser algo drástico, porque en vez de buscar diferencias debemos encontrar consensos". Monzó aseveró que, si el Estado nacional lo desea, puede convertirse en un nexo de comunicación con el sector agropecuario. "El justicialismo es un partido muy grande, y que tiene distintas ideologías en su seno. Pero ideológicamente tengo diferencias con los Kirchner", sostuvo.

Una constante de Emilio Monzó (izq.): diálogo cara a cara con los productores. Aquí, en Dorrego, con Juan Arrutti.

Archivo LNP

Honestidad y política

El ex ministro de Asuntos Agrarios aseguró que su relación con Scioli "quedó muy bien", así como con el jefe de Gabinete de la Provincia, Alberto Pérez.

"Debe ser muy difícil para cualquier persona echar a alguien de su trabajo, y mucho menos cuando no hay argumentos sólidos para pedir ese desplazamiento", dijo Monzó, quien aseguró que su alejamiento de la cartera agropecuaria bonaerense se debió a factores puramente políticos.

Remarcó que mientras se mantuvo en el cargo no estuvo "ni de un lado o del otro" del conflicto, ya que --expresó-- las diferencias que pudo haber marcado fueron producto de una "honestidad intelectual" y de la necesidad de poner "un poco de raciocinio" en la problemática entre el campo y el gobierno.

"En su momento critiqué algunas cuestiones, como la entrega de maíz a productores del sudoeste por no haberse hecho por los carriles normales; pero nunca descalifiqué personalmente a ningún funcionario", consideró.

Al respecto, destacó que siempre estará agradecido a Scioli por darle la posibilidad de recorrer la provincia, lo que lo ayudó a conocer las características de cada lugar.

"Lamentablemente, esto no se cristaliza en la gestión del gobierno nacional; y se homogeiniza el diálogo creyendo que el campo es una sola cosa. Esta diversidad no se tuvo en cuenta, y yo me ocupé de anunciarlo", añadió.

El ex funcionario recordó que estuvo en el cargo tan sólo diez meses, ya que asumió a mediados de octubre de 2008.

"En realidad, pareciera que fueron 10 años, porque hubo varios conflictos. Como me caracterizo por estar en el lugar donde está ocurriendo el problema, pareció que estaba en todos lados.

"Si hubiera sumado millas de viajero con todos los kilómetros que recorrí, creo que ahora podría tomarme unas largas vacaciones en varios lugares del mundo", bromeó.

¿Conflicto sin solución?

Emilio Monzó reconoció no estar en condiciones de evaluar si su salida del gobierno es una muestra clara de que el conflicto campo-gobierno no tiene solución, sobre todo cuando la persona más cercana al sector rural (por él) fue alejado de su cargo.

"Trato de ver todo esto desde un punto de vista positivo, y --a pesar del dolor que uno puede tener por haber sido la persona que desplazaron-- quiero confiar en Ariel (Franetovich), ya que --creo-- genera más confianza en el gobierno nacional.

"Ojalá que él pueda ser el puente que yo no pude ser en este conflicto", deseó.

Monzó calificó a su reemplazante como un intendente "brillante", y remarcó que eso es un aliciente para pensar que tendrá una gestión "inclusive mejor que la mía".

"Es un excelente intendente, y de ahí a ser un excelente ministro hay un sólo paso", afirmó.

Comentá la nota