Monzó se comprometió a encontrar soluciones, pero los pescadores siguen en la ría

El conflicto con los pescadores artesanales tuvo un capítulo favorable esta tarde, tras la reunión que mantuvieron en el puerto local los trabajadores del sector con el Ministro de Asuntos Agrarios, Emilio Monzó.
El funcionario, que no tenía previsto visitar nuestra ciudad, aprovechó su paso por Médanos, donde entregó subsidios a los productores rurales de Villarino, y se acercó a Ingeniero White para intentar mediar en el conflicto.

Si bien no trascendieron mayores detalles del encuentro, del que también participaron el secretario de Economía Hugo Borelli y el presidente del Consorcio de Gestión del Puerto Jorge Otharán, se supo que los trabajadores del sector solicitaron una ayuda económica de entre 600 y 700 mil pesos al mes y el funcionario se comprometió a analizar su petitorio.

“Estamos evaluando la posibilidad de otorgar un paliativo para superar esta situación”, reconoció Monzó en una improvisada conferencia de prensa a la salida de la reunión.

Asimismo, aseguró que la provincia “trabajará arduamente para lograr una solución” y adelantó que realizarán un estudio para analizar la posible contaminación del estuario bahiense que denunciaron los trabajadores.

Por su parte, el presidente de la cámara de pescadores artesanales, Pedro Santos, se mostró conforme por la reunión, aunque aclaró que por el momento mantendrán su postura y seguirán en la ría. “No arreglamos nada pero vimos buena predisposición”, indicó.

Finalmente, aseguró que no levantarán la medida de fuerza hasta que no reciban una respuesta al pedido de un paliativo económico. “La gente no se va a volver a sus casas con la cabeza baja, necesita una respuesta”, concluyó.

Comentá la nota