"Un monumento de la democracia"

El mandatario defendió la inversión pública.
José Alperovich no cree que se tenga que arrepentir por no haberle recreado las condiciones para que el Grupo Lucci radique su planta de biodiesel en Tucumán y no en Frías (Santiago del Estero). "Con la tercera parte del dinero que el gobierno santiagueño el dio a Lucci, yo estoy sosteniendo unos 5.000 empleos en los call center", remarcó a LA GACETA el gobernador de Tucumán.

Hace 11 días, la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, inauguró la planta de Viluco SA que producirá biodiesel, aceite y harina de soja. En ese emprendimiento se invirtieron U$S 90 millones, con los beneficios de una ley de promoción industrial impulsada por el gobernador de la vecina provincia, Gerardo Zamora.

"No se trata de que no haya querido que ese emprendimiento se instale en Tucumán. No tenía los U$S 30 millones que pondrá el Estado santiagueño para que tomen 40 empleados", indicó Alperovich. Y destacó: "a mi me gustaría no perder ni una inversión, pero no tenemos el dinero".

Según el mandatario, no tenía opciones para allanarle el terreno al Grupo Lucci. "Estas son las opciones que enfrenta un gobernador cuando no tiene plata", acotó.

¿Está dispuesto a instrumentar un régimen de promoción parecido al de Santiago del Estero?, se le consultó. "No estoy en condiciones económicas de hacerlo. Administro una provincia que tiene una deuda tremenda y no me es fácil pagarla. Pero, a la vez, tenemos los sueldos al día y estamos encarando obras públicas", detalló.

Alperovich no admitió comparaciones respecto de las prioridades para la inversión. Defendió los proyectos en marcha encarados por el Estado como la construcción de la nueva sede de la Legislatura, que costará $ 94 millones, según lo presupuestado. "Es un edificio público que va a durar toda la vida. Es un monumento a la democracia", enfatizó. Y completó: "la democracia está en la Legislatura".

Comentá la nota