Montoya no vendrá al gabinete de Schiaretti

Montoya no vendrá al gabinete de Schiaretti
El ex recaudador de Scioli se acerca al peronismo disidente. Fue echado por no aceptar ser candidato testimonial de los K.
El ex recaudador impositivo de la provincia de Buenos Aires Santiago Montoya minimizó ayer la posibilidad de un acuerdo político para sumarse al gobierno de Juan Schiaretti y, en cambio, dio señales firmes de un acercamiento con el peronismo disidente de Felipe Solá y Francisco de Narváez que, en caso de formalizarse, podría traducirse en el armado electoral de ese sector para los comicios legislativos del 28 de junio próximo.

"Schiaretti fue el primero en llamarme después de que presenté la renuncia. Pero lo de sumarme al gobierno de Córdoba es una cuestión para conversar", relativizó Montoya en declaraciones periodísticas.

El ex titular de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (Arba) desfiló en las últimas horas por diferentes canales de televisión para explicar las razones de su alejamiento del gobierno de Daniel Scioli tanto como para dar claves sobre su futuro político inmediato y, sin atacarlo en forma directa, confrontar con la estrategia electoral del ex presidente Néstor Kirchner.

Aunque la posibilidad de integrarse al gabinete del gobernador Schiaretti había sido alentada por el propio Montoya en las horas siguientes a su dimisión, allegados al ex recaudador restaron ayer trascendencia a esa hipótesis tanto por "razones familiares" –"no está dispuesto a mudarse de Buenos Aires", explicaron los voceros– como por la falta de "espacios de alto perfil" en la administración provincial.

Confirmación de Schiaretti. Ayer, Schiaretti confirmó la propuesta a Montoya, a quien definió como "un buen técnico". "Al principio de mi gestión le ofrecí que se incorpore a nuestra gestión", dijo. Y contó que podría ser parte del gabinete o asesor.

Pero lo cierto es que Montoya no tiene lugar en el equipo del ministro de Finanzas, Ángel Mario Elettore. El ex recaudador y su equipo especularon durante el fin de semana con una asesoría a la provincia de Córdoba desde la Capital Federal hasta que, en las últimas horas, cobraron fuerza los trascendidos sobre contactos con sectores de la oposición. En el entorno del ex recaudador hablaron del macrismo, del vicepresidente Julio Cobos y de la Coalición Cívica, además de confirmar el acercamiento con el PJ disidente.

Allegados a Solá no descartaron anoche que Montoya y el ex gobernador bonaerense puedan reunirse en el transcurso de esta semana. Se habla de que el economista podría sumarse a los equipos del PJ disidente y no descartaron que sea candidato a diputado nacional por Buenos Aires.

Scioli se hizo cargo. Ayer, Montoya evitó polemizar con Scioli por su abrupta salida del gobierno bonaerense después de negarse a formar parte del plan de candidaturas "testimoniales" en la provincia de Buenos Aires.

"No termino de entender cómo se llegó a esto. Hay un elemento oscuro en todo esto. Fue algo que alguien hizo a propósito para forzar mi salida", lamentó Montoya.

Ayer, Scioli buscó deslindar a Kirchner de la decisión de despedir a Montoya. "Yo soy responsable de armar mi gobierno", dijo el mandatario provincial en un intento por hacerse cargo personalmente de la medida.

Hoy, el ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, Rafael Perelmiter, jurará como el nuevo recaudador impositivo del distrito y dejará su cargo en manos de Alejandro Arlía, actualmente al frente de la cartera de Producción.

A través de su secretario, Scioli hizo llegar la invitación al acto de jura a Montoya, quien ayer, sin embargo, declinó de asistir a la ceremonia prevista para las 10.

Comentá la nota