Montoya retendrá Ingresos Brutos de cheques cobrados por ventanilla

La provincia de Buenos Aires multiplica los regímenes de retenciones del Impuesto sobre los Ingresos Brutos para no dejar escape a la evasión
El titular de ARBA, Santiago Montoya, no se detiene. Desde ayer, lanzó retenciones bancarias para 2 millones de personas más y a partir del mes próximo pondrá en marcha un régimen de recaudación del Impuesto sobre los Ingresos Brutos para los cheques cobrados en las ventanillas bancarias.

Además, Montoya creó nuevos regímenes de información para bancos y casas de cambio sobre venta de dólares en el territorio provincial, con el objetivo de apuntar no sólo a los depósitos sino también a los ahorros en el colchón.

Eso porque las nuevas retenciones en cuentas bancarias lanzadas este mes preocuparon al sector financiero, que teme que se profundice una huida de depósitos. Todas estas medidas, para las entidades financieras, van a socavar la escasa bancarización que registra en la Argentina la actividad económica.

La finalidad de la retención en cheques, indica la resolución normativa 14/09 de ARBA, es "captar operaciones en las que los sujetos que realizan actividades gravadas por el Impuesto sobre los Ingresos Brutos, optan por no depositar los cheques en cuentas bancarias, realizando su cobro por ventanilla, quedando fuera del alcance del sistema de recaudación establecido para las acreditaciones bancarias".

Los bancos tendrán que retener sobre los cheques que presenten los bonaerenses en sus sucursales y filiales de todo el país, con alícuotas que van de 0,01% a 5%, según lo que indique ARBA mensualmente en un listado que incluirá en su página web.

Las alícuotas varían según si está o no inscripto en el impuesto y también si se lo considera de bajo o alto riesgo, caso en que se aplica la máxima, indicaron fuentes de ARBA.

La retención se aplicará sobre el 100% de los importes en pesos o dólares estadounidenses que se abonen con motivo de la presentación al cobro de cheques, cualquiera haya sido la modalidad en que esos hubiesen sido extendidos, en tanto superen los $ 1.000.

Los bancos deberán recaudar el impuesto de los contribuyentes incluidos en la nómina de ARBA, hasta tanto éstos demuestren que están exentos.

Si la retención no correspondía, el interesado deberá formular su reclamo por Internet, y luego tendrá que presentar la documentación correspondiente.

Se encuentran excluidos del régimen de retención los salarios, jubilaciones, pensiones y los préstamos, de cualquier naturaleza, otorgados por la misma entidad obligada a actuar como agente de recaudación. En esos casos, el contribuyente deberá acompañar, al momento de la presentación para el cobro del cheque, la documentación que acredite el origen de los importes que se abonen.

Cuando las retenciones sufridas por las distintas vías que creó Montoya originen saldos a favor del contribuyente, su imputación podrá ser trasladada a la liquidación de los anticipos siguientes del Impuesto sobre los Ingresos Brutos, aún excediendo el mes respectivo. Asimismo, de oficio o a petición de parte, se podrán imputar los saldos a favor a la cancelación de otras obligaciones fiscales.

En otro orden, Montoya incluyó en el régimen de retenciones bancarias a cooperativas y mutuales, que son sujetos aún exentos en principio del pago del Impuesto sobre los Ingresos Brutos, pero que se encuentran obligados a actuar como agentes de recaudación de ese tributo, bajo los regímenes generales de retención y percepción.

Las retenciones bancarias sufridas por las mutuales tendrán el carácter de pago a cuenta de lo que en definitiva les corresponda ingresar por su propia actuación como agentes.

Además, Montoya extendió la obligación de contar con el código de transporte (COT) para bienes que son trasladados o distribuidos en el ejido urbano.

Comentá la nota