Montoya propone reestructuración de coparticipación federal

El director ejecutivo de ARBA pidió que los gobiernos provinciales puedan recaudar impuestos nacionales y recibir un porcentaje.
El director ejecutivo de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA), Santiago Montoya, propuso que los gobiernos provinciales constituyan organismos recaudadores como el bonaerense y se postulen para cobrar impuestos nacionales y ayudar a reducir la evasión, a cambio de recibir una participación porcentual por esa tarea.

De esta forma, Montoya planteó una reestructuración de la coparticipación federal de impuestos, largamente exigida por las provincias y contemplada en la reforma constitucional de 1994, pero nunca llevada a cabo.

Así consideró que "se puede abrir un espacio a futuro para aquel federalismo que imaginaron quienes nos constituyeron como nación, donde los impuestos directos estaban a cargo de las jurisdicciones y los indirectos, a cargo del fisco general".

"Podemos seguir lamentando que no se logren los acuerdos políticos, pero si seguimos en ese camino, van a pasar cien años y vamos a seguir hablando de lo mismo", afirmó Montoya en el seminario internacional "Federalismo, Ciudadanía Fiscal y Sistema Tributario", que se llevó cabo en la ciudad de Pilar.

Por eso sostuvo que "si existe un determinado nivel de evasión en una región y una agencia tributaria local pudiera lograr establecer un acuerdo para cobrar impuestos nacionales o locales en conjunto con la Nación y repartir un porcentaje de lo que se logre reducir de la brecha de evasión, tendríamos globalmente una mejor distribución de los recursos fiscales".

Así puntualizó "la posibilidad de que ARBA y la creación de agencias de recaudación tributaria de esta naturaleza puedan constituirse en el tiempo como una alternativa para discutir otras formas de distribución de recursos fiscales".

A su criterio, es preciso "instalar una cultura del esfuerzo. Basta de jurisdicciones a las que les resulta muy fácil gastar, pero no tienen que cobrar sus propios impuestos".

"Esto abriría un camino en el cual el que más se esfuerza es el que más se beneficia", remarcó Montoya, quien propuso "la experiencia española de los consorcios tributarios, donde el fisco nacional y el de una región se ponen de acuerdo para aplicar en forma conjunta un impuesto nacional, con la posibilidad una distribución de recursos por los resultados que se logran a partir del trabajo de una agencia local".

Comentá la nota