Montoya y los nervios de Néstor.

Los empresarios dudan de las lealtades.
La eyección de Santiago Montoya no es otra cosa que una muestra más de la preocupación de Néstor Kirchner por lo que advierte como el comienzo del alejamiento de algunos leales, al que él prefiere calificar de "traidores". Así lo ven fuentes empresariales que hablaron con LA NACION.

"No es ningún secreto que los Kirchner ya no tienen el apoyo que tenían, que muchos sindicalistas comenzaron a decirle a Moyano: «Abrite, no te quedes pegado», y también es todo un indicio la llegada de Héctor Méndez a la presidencia de la UIA, lo que advierten muchos es que Néstor y Cristina ya no tienen el favor popular y que hacer campaña o aparecer junto con ellos es muy poco conveniente", dijeron los informantes.

En ese sentido, lo que Kirchner habría creído es que Montoya, al negarse a ir en una lista "testimonial" y decirlo abiertamente había cometido una traición, había abierto la puerta para que otros se nieguen y había dado una señal tremenda que Scioli no podría obviar. "Tal vez Néstor crea ahora que Montoya dijo en público lo que Scioli no puede decir, porque en la situación financiera de la provincia no puede darse el lujo de enfrentarse a Néstor", dijo otro hombre de empresa.

"Los intendentes del conurbano son unos tipos muy hábiles, juegan para ellos y hasta último momento Néstor no va a estar seguro de nada. Además, cabe preguntarse si es Néstor que los empuja a ser candidatos o son ellos que le están exigiendo al ex presidente que esté al frente de lo que, hasta ahora, va a ser una derrota electoral. Van a quedar con menos legisladores, si todo sale como se ve hasta ahora y eso es una derrota, pero tampoco se puede descartar que directamente pierdan y eso para ellos sería catastrófico, porque es evidente que el peronismo intentaría abroquelarse y reunificarse en torno a otra figura."

¿Qué hacen los empresarios mientras tanto? "Nada, hay que esperar, no se toman decisiones y como dijo un consultor el otro día en una charla para sus clientes: «Seguro que alguien está comprando barato para preparar inversiones para la próxima recuperación, pero lo que también es seguro es que los que obran así son una pequeña minoría», estamos en recesión desde octubre del año pasado", señaló un titular de una compañía.

"No deciden candidaturas porque tienen enormes problemas para hacer campaña, hay mucho mal humor social, la gente que durante mucho tiempo les toleró todo, incluso los errores más graves, ahora no les perdona ni siquiera los aciertos, hay funcionarios que no pueden salir a la calle; en el campo ni hablar, porque los insultan y les tiran huevos, como le pasó a [el titular de Interior, Florencio] Randazzo; a Amado Boudou no le debe convenir andar por la City, porque es difícil que lo aplaudan los que pusieron miles de pesos de ahorros en aportes voluntarios a las AFJP", señaló un ejecutivo.

Para los empresarios, el tema es cómo reaccionará el peronismo ante lo que suceda. "El día después de la elección es el problema, no hay esperanzas de que tomen decisiones acertadas y casi el peor escenario sería un triunfo claro de los Kirchner que los envalentone, pero nadie cree hoy que Néstor y Cristina puedan ganar", dicen.

Comentá la nota