Montoya desistió de pelear por presidir el PJ de San Isidro

La imposibilidad de cumplir el mandato presidencial de buscar la unidad en cada distrito de cara a la renovación de autoridades partidarias, terminó haciendo naufragar, por decisión propia, la postulación de Santiago Montoya para presidir el PJ de San Isidro.
La afiliación al PJ sumada a su radicación en ese distrito bonaerense, donde se domicilia, coronaron las aspiraciones del recaudador provincial que había resuelto dar pelea en las internas del 30 de noviembre próximo. Aunque con la mira puesta de lograr la unidad entre los referentes del pago chico. De fuerte perfil mediático y con buena llegada en la sociedad producto de su estilo de conducción, bien visto, al frente del organismo de recaudación provincial, habían regado la posibilidad cierta de que se quedara, paso previo para una eventual postulación suya en las legislativas 2009 en representación del kirchnerismo, con la presidencia del PJ de San Isidro.

Ahora, fuentes del círculo cercano del sabueso echaron por tierra esa posibilidad. “Se bajó porque no se logró la unidad del justicialismo en un distrito que históricamente no le ha presentado una buena oferta a los sanisidrenses”, explicaron a INFOCIELO fuentes del círculo cercano a Santiago Montoya.

“Todos debíamos poner un poco el hombro y dejar los intereses personales”, se lo escuchó decir –reconstruyen en su entorno- antes de oficializar su decisión de bajarse de la puja por la conducción del partido. Dicen en las oficinas de ARBA que en la convicción del jefe está la ‘idea madre’ que riega por donde camina: “donde yo voy, transformo y renuevo”, explican. Y readaptan la premisa a sus aspiraciones políticas partidarias: “Si está en un partido, entra para transformar y renovar”, concluyen.

Unos pocos escucharon su decisión de bajarse. Uno de ellos, resumió a este portal la conclusión que lo llevó a marginarse de la presidencia del partido: “para más de lo mismo, no cuenten conmigo”, cerró la discusión.

Comentá la nota