Montiel está en contra de construir un puente entre Paraná y Santa Fe

La mega obra, para el ex gobernador, no respondería a ningún interés concreto de Entre Ríos. En cambio, aseguró que las inversiones debieran darse en otras obras que serían estratégicas para la economía entrerriana y de la región.
El ex gobernador Sergio Montiel repasó el mapa de la provincia y la región, expuso las características de los puertos, recorrió el estado de las rutas, las ventajas del sistema de comunicaciones para la producción local o para la de otras zonas. "No se entiende para qué quieren hacer el puente Paraná – Santa Fe", concluyó el ex mandatario, para variar, desentonando con los planteos mayoritarios de la gestión pública, sustentados a veces en verdades que se naturalizan.

En entrevista con El Diario, para la que concedió muy poco margen al hablar de otra cuestión que no se vincule con estas obras de infraestructura, Montiel insistió con iniciativas que impulsó durante sus gestiones, con un perfil provincial más asentado en otros desarrollos regionales, en desmedro de los imaginarios que se han trazado acerca de una provincia, bien enmarcada en la Región Centro.

Tras saber del reimpulso que se ha dado al proyecto al puente Paraná – Santa Fe, en pos de conseguir financiamiento, Montiel consideró que la mirada debiera estar puesta en otro sentido. Aseguró que en cambio de buscar un potencial en esta zona, debiera invertirse para el funcionamiento y la llegada de la producción al Puerto Ibicuy.

Observó que "la traza del ferrocarril termina en Puerto Ibicuy y por algo lo hicieron ahí". "La gente que hizo este país solía hacer cosas razonables", añadió Montiel que asegura que "si usted le pone 200 o 300 millones de dólares a Ibicuy tira manteca al techo" mientras que hay obras más costosas como el permanente dragado del río –que no se requeriría en el caso de puerto del sur- o el enlace vial con Santa Fe.

"Es un puerto de competencia muy importante, incluso para Buenos Aires porque tiene rápida salida al mar y es un puerto limpio", destacó el ex mandatario que aseguró que cuando durante su gobierno "se empezó a trabajar con Ibicuy, vinieron empresarios de varias localidades, autoridades de distintos estados de Brasil, paraguayos, interesados en bajar su producción acá, usar nuestro puerto y buscaban pedazos de terrenos para poner sus propias instalaciones", aseguró.

Fue en ese marco que defendió su gestión a fin de "conseguir que Nación transfiriera a la provincia nuestros puertos". "Habilitamos bien Diamante, mejoramos Ibicuy, empezar a entrar algunos pocos barcos y después avanzamos con el de Concepción del Uruguay aunque allí no se tiene mucho calado y hay que hacer un enorme trabajo de dragado", recordó.

"Entre Ríos puede tener el puerto fluvial más importante de la República. Lo tiene de hecho y puede ser canalizador, puede ser tan importante hasta para incidir en la fijación de precios con Rosario y Buenos Aires", insistió Montiel que aseguró que "siempre hay resistencias, trabas de los organismos nacionales; no dejan avanzar ni siquiera con los caminos. Se crean toda clase de inconvenientes", afirmó.

"Ese puerto podría dar vuelta la economía no sólo de Entre Ríos si no de la Mesopotamia", se entusiasmó Montiel, de 81 años, que, enseguida, se ofusca con decisiones que apuntaron a cierre de puertos y astilleros o la destrucción del tren. Recuerda, en este marco, lo que fue para la economía de la Costa del Paraná el desarrollo de puertos en Santa Elena, Hernandarias, Pueblo Brugo y cita a modo de ejemplo: "Desde Hernandarias una empresa de yeso que tenía un barco propio salía de allí y exportaba a Europa con ese barco; y desde Santa Elena salía la carne que se exportaba a Inglaterra". "Esto es parte de una política muy vieja. No hay dedicación al tema fluvial, ni siquiera está bien boyado ya el río Paraná", concluyó molesto porque "todo ha avanzado pero en algunas cosas estamos peor que hace 50 años".

Otra obra

Contra el argumento que indica que habrá que estar prevenidos al colapso del Túnel Subfluvial, Montiel asegura que el viaducto tiene vida útil "para rato". Es así que tampoco este fundamento lo convence de la oportunidad del puente con Santa Fe. "No encuentro el interés para los entrerrianos, no veo por qué debemos impulsar una obra que saldrá 1.200 millones de dólares, o mil millones u ochocientos. Que me lo expliquen", reclamó.

Mientras, insistió con una obra que buscó poner en marcha durante su gestión aunque la crisis impidió su concreción, según lo explica: "Nosotros programamos una salida desde Victoria y desde Paraná, unir ese tránsito en una salida a Colón. Se trataba de un camino importante, una autovía. ¿Por qué a Colón? Porque los uruguayos, con fondos del BID, hicieron el camino que va desde Paysandú hacia el norte de Uruguay, en el límite con Brasil, hacia Pelotas, donde están los puertos de aguas profundas de esos dos países", justificó Montiel.

"Entonces nosotros decíamos ‘nosotros no tenemos puertos de aguas profundas, ni siquiera en la provincia de Buenos Aires’. Y es absurdo ir hasta Chubut o Santa Cruz para tenerlo cuando se lo puede tener a 700 kilómetros u 800 kilómetros de Buenos Aires", graficó Montiel para el puerto en Brasil que explicó que "en el marco de la debacle financiera" hubiera sido "irresponsable" insistir con la concreción de una obra "que demandaba alrededor de 350 millones de dólares".

Volvió a insistir, finalmente, con sus dudas: "Teniendo estas obras pendientes, no entiendo la razón para el puente con Santa Fe. No es un interés nuestro, de la provincia. Y tampoco tengo clara la ventaja que tendría para Santa Fe. ¿Desarrollar su puerto? ¿Teniendo a pocos kilómetros por autopista el puerto de Rosario? No se entiende", concluyó.

Regiones

"Nunca fui muy partidario de la Región Centro. No le queda duda alguna que somos siempre los socios en desventaja", enfatizó Montiel al exponer, en el fondo, su mirada que explica el rechazo al puente con Santa Fe.

"Entre Ríos fue siempre el último orejón del tarro. La concentración se hace en Córdoba y es razonable que sea así. Yo no lo critico. Pero naturalmente nuestra región es la Mesopotamia con la que tenemos que aumentar la relacion", opinó Montiel que aseguró que "con Corrientes, Misiones, Entre Ríos hay una población de tres millones de habitantes, ciudades importantes, universidades, diarios, hay todo un espectro cultural y productivo a explotar" dijo para dar cuenta, luego, de las economías "compatibles" de estas provincias. "Tenemos nosotros las mejores vacas, los mejores campos, los pollos, los huevos, ciertas frutas; ellos tienen te, yerba mate, tung", mencionó como ejemplo. "La Mesopotamia es la vieja República de Entre Ríos, como diría Pancho Ramírez", afirmó.

Comentá la nota