Montiel destacó obras radicales y acusó al PJ de entregarlas o voltearlas

Reivindicó las que hicieron los radicales y las propias cuestionando lo que "volteó" el PJ. Se diferenció mostrando sus manos: "Yo entré así a la Casa de Gobierno, y así me fuí". Troncoso presente. Críticas a Benedetti.
A pocos metros del acceso a la localidad diamantina de Aldea Brasilera, la cúpula de la Unión Cívica Radical (UCR), conmemoró el vigésimo segundo aniversario de la conexión del Gasoducto Troncal Entrerriano al sistema nacional, obra realizada durante el primer mandato del ex gobernador, Sergio Montiel.

Uno de los oradores de la mañana nublada y de a ratos lluviosa, fue el intendente de Maciá, Ricardo Troncoso. "Algunos intendentes radicales de esta provincia están acá y otros que no sé por qué no están", arrancó diciendo.

"Yo sé lo que es ser radical, porque he estado en las malas y me han tocada las buenas. "Por ahí en esta semana se han desvirtuado cosas de alguna declaración que por ahí yo hice. A mi no me pueden acusar de que quiero sacar el plato de este partido", sentenció el el también vicepresidente del Comité y presidente del Foro de Intendentas Radicales.

Troncoso revalidó la fidelidad de aquel juicio político

"Yo estuve en los momentos difíciles del partido, cuando algunos huían como ratas por tirante y nos dejaban a muy pocos defendiendo el gobierno de Sergio Montiel, y lo hicimos poniendo nuestro esfuerzo por ahí hasta en los tiempos difíciles que vivieron nuestras familias, pero lo hicimos defendiendo a un gobernador democrático que trajo obras a nuestra provincia", enfatizó. Cabe recordar que Trocoso fue uno de los que más festejó la caída del Juicio Político contra Montiel cuando fue diputado de la UCR y siempre defendió al ex gobernador contra aquel proceso.

Montiel contra al clientelismo

Más adelante, tomó la palabra Montiel, quien subrayó que "el radicalismo rechaza como un malignidad de cualquier sistema político el clientelismo, repartir los recursos del Estado como si fueran una propiedad privada del gobernante para asegurarse los votos y la permanencia y no para cambiar la manera de vivir y de ser de quienes no han tenido la posibilidad en la vida de tener los recursos para vivir con dignidad, los mantienen de rodillas y agachados dándole algo para que subsistan pero nada para que mejoren, son clientelistas, son amorales políticamente, no es así el radicalismo".

"Con las manos limpias"

"Nosotros en esta provincia, gobernada tantos años por los radicales, hemos estado sometidos a toda clase de persecuciones, principalmente mi caso. Nunca nadie ha podido levantar un dedo para señalar a un gobernador o alguno de los integrantes de sus equipos de gobierno, como que se le pegaban los alfileres. Podrán acusarnos de cometer errores, por supuesto, somos seres humanos, podrán acusarnos de maneras de actuar, por supuesto, lo aceptamos, pero a ninguno de nosotros se nos pegó nunca nada, yo entré así a la Casa de Gobierno –levantó las manos, mostrándoselas a los presentes- y así me fui", destacó el ex mandatario provincial.

Sin pruebas

Más adelante habló de sus roces con la Justicia al marcar que "ninguno de los procesos que me han abierto estos señores, tiene siquiera la indicación de que hay un problema económico o de inmoralidad política, tratan de encontrar errores, seguramente puede haberlos, pero no son delitos, errores no son inmoralidades y eso con los radicales, mal que les pese a estos adversarios de ocasión no van a conseguir los elementos para hacer acusaciones contra nosotros".

Obras "volteadas" por el PJ

"Más de 400 obras públicas estaban en funcionamiento y financiadas cuando dejamos el gobierno en 1987, así terminaron, no hechas sino negociadas, lamentablemente pagamos pero no rehicieron. Todo cayó todo fue volteado, no se cayó, fue volteado. En la segunda gestión propusimos crear una Universidad provincial, la única que realmente existe en Argentina, los clientelistas iban a pedir que no se autorizara, el gobierno de De La Rua nos autorizó y decretó que esta Universidad debía existir, un presidente radical, un gobierno provincial radical", enumeró Montiel.

Culpó al PJ de entregar 300 millones de dólares al año del gas

Más adelante confió que "en la segunda gestión esta obra estaba toda planificada, hasta Basavilbaso y más aún, esto se hizo luego pero de una mera manera comercial, Entre Ríos dejó, abandonó al eliminar la empresa de gas y la competencia, la jurisdicción propia, el derecho que tenía la provincia a tener gas, y a una renta que podía llegar a los $300 millones de dólares y creo que el presupuesto no llegaba a $500. Pero todo eso fue vencido por el clientelismo, había que repartir, había que dar un zapato hoy y otro luego de las elecciones, pero no darle nada que le permitiera a alguien levantar cabeza, siempre iban a tener que venir a pedir de rodillas el zapato que les faltaba".

"No van a destruir al radicalismo, por más que regalen zapatos, heladeras y cocinas"

Para finalizar sentenció que "no van a destruir al radicalismo, por más que regalen zapatos, por más que regalen heladeras y cocinas, porque nosotros preferimos hacer una escuela, levantar un hospital, hacer un camino, preferimos traer el gas, para que la evolución fuera completa".

Comentá la nota