Montenegro admitió que el espía iba a sumarse a la policía porteña

El Ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro, admitió que Ciro James, acusado por el juez Norberto Oyarbide de realizar escuchas telefónicas ilegales, tenía un contrato con el Ministerio de Educación del gobierno de la Ciudad y dijo que "es posible" que James pudiese haber participado de dichas escuchas.
Sostuvo que en ese sentido ordenó "sumarios administrativos con intervención del Procurador General de la Ciudad" para determinar las circunstancias en las cuales Ciro James estuvo en el Ministerio de Seguridad, según se desprende de la investigación que está llevando adelante el juez Oyarbide.

"Vamos a acompañar la investigación, porque no tenemos nada que ocultar", dijo Montenegro, al tiempo que sostuvo que "Ciro James no formó parte de la policía metropolitana porque estaba contratado en el Ministerio de Educación de la Ciudad" y apuntó que "en ningún momento dio a conocer que era Policía Federal".

Aludió a que "en ningún momento" pensó en renunciar y adujo que cuenta "con el apoyo total del gobierno. No tengo ningún motivo para renunciar, todo lo contrario", aseveró.

En conferencia de prensa ofrecida esta tarde en la sede del gobierno porteño, reconoció que "James estaba iniciando los trámites para militar en la policía metropolitana" y que "tenía un contrato desde hace un año y medio en el Ministerio de Educación de la Ciudad".

Sostuvo que "vamos a investigar cómo llegó esta persona (Ciro James) al gobierno de la Ciudad".

"Hemos iniciado los sumarios correspondientes", dijo Montenegro y admitió que "recién hoy me desayuno de las escuchas y de que existe la posibilidad de que Ciro James haya podido estar dentro del Ministerio sin estar trabajando".

Admitió la existencia de llamados entre el jefe de la Policía Metropolitana, Osvaldo Chamorro y Ciro James y atribuyó estos llamados a "comunicaciones normales de alguien que quiere ingresar a la policía con el jefe de ese cuerpo".

Por último dijo que la Policía Metropolitana "no está en la calle" por intereses "políticos y económicos".

Comentá la nota