MONTE GRENDE | RECHAZO VECINAL Volvieron a manifestarse contra el paso bajo nivel en Monte Grande

Una vez más un grupo de vecinos se concentró ayer en la Plaza Santamarina de la localidad cabecera de Esteban Echeverría para manifestar su rechazo a la construcción de un cruce bajo nivel en las inmediaciones de la estación de trenes. La iniciativa municipal busca construir una vía más rápida para conectar las distintas calles de la ciudad.

Vecinos de Monte Grande se reunieron ayer en la Plaza Santamarina rodeada por las calles Alem, Dardo Rocha y Arana, para reclamar en contra de la iniciativa de la Municipalidad que busca construir un paso bajo nivel en las arterias linderas a la estación del ferrocarril.

Las autoridades de Esteban Echeverría quieren implementar un proyecto destinado a organizar un cruce bajo nivel para hacer una vía más rápida para conectar las distintas calles de la ciudad.

A raíz de la iniciativa, algunos residentes del barrio asistieron al reclamo ayer por la tarde, entre ellos una vecina de apellido Bedolli quien planteó que presentaron un proyecto al municipio, al PTUBA (Proyecto de Transporte Urbano de Buenos Aires) encargado del ministerio de planificación, que es quien debe llevar el proyecto adelante y al Banco Mundial, para que observaran que hay lugares alternativos para construir el paso.

Según ellos, la repuesta del Banco Mundial fue que "se están estudiando los proyectos de los miembros de la comunidad y el del municipio y que "se analizarán cuáles son los beneficios de cada plan".

El pedido se realizó el 31 de marzo, y quienes rechazan la medida recibieron una carta desde el PTUBA en la que aseguraban que "el proyecto está siendo evaluado" y la respuesta "estará en la página del Proyecto de Transporte Urbano de Buenos Aires".

En diálogo con Info Región el ingeniero German Sosa exhibió los planos, y dictaminó cuáles serían los pro y contra de la construcción del paso.

El proyecto busca conectar de manera rápida las calles que rodean a las vías del tren, para lo cual se debe buscar una avenida rápida para que sea posible, pero es una zona con una concentración peatonal masiva y la circulación de los automóviles será imposible.

"Llevar a cabo este proyecto sería tirar la plata a la basura, porque no va a tener la utilidad en cuanto a la velocidad que se pretende que respeten los automovilistas", evaluó Sosa.

Las personas que rechazan la construcción presentaron varios listados de firmas de vecinos, para que los encargados del área resuelvan no hacer la obra "por el bien de la ciudad".

Es que dicen que "la puesta en marcha traería varias consecuencias, entre ellas accidentes irremediables porque en la zona en la que se quiere llevar a cabo la obra, se concentra gran cantidad de peatones".

En tanto, en el lugar donde planificaron la obra, un historiador de Esteban Echeverría, Ramón Campomar apoyó la iniciativa de los vecinos.

"Supuestamente el agua la van a mandar a un arroyo entubado a cuatro cuadras de la Plaza Santamarina, pero lo único que van a conseguir es una inundación continua", concluyeron.

Comentá la nota