Montaron show de refutaciones del EPAS en Legislatura

Como se había anunciado, funcionarios y técnicos del Ente provincial de saneamiento presentaron un informe ante diputados. Las explicaciones fueron las previsibles, y quedó la sensación de ausencia de autocrítica en un tema que no solo es urticante, sino que de verdad preocupa. Abrimos este tema a la opinión de lectores.
El Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) tuvo su programado show exculpatorio en la Legislatura neuquina, este miércoles, organizado –como había anticipado este diario- por el MPN para enfrentar las duras críticas realizadas por diversos sectores de la oposición al partido provincial en plena campaña electoral capitalina.

Los funcionarios de la Dirección Provincial de Recursos Hídricos y del EPAS expusieron en la comisión de Medioambiente y Recursos naturales. Dieron un informe sobre el control de calidad medioambiental en los ríos Neuquén y Limay, y no salieron de lo previsible: dijeron que es cierto que hay por lo menos dos plantas de tratamiento de líquidos cloacales que funcionan deficientemente, pero que el tema está en vías de solución. Y que "la potabilidad del agua" que se usa en Neuquén "está garantizada": un tema que en realidad no se había puesto en duda.

No fueron convincentes, como no lo ha sido nunca una autoridad en los últimos 20 años, en demostrar convicción de que no contaminación de los ríos. Tanto el Limay como el Neuquén están seriamente afectados por esta contaminación "primaria". Y el efecto más concreto se ve fuera de los límites de Neuquén: en el río Negro, aguas debajo de la confluencia.

Los diputados escucharon, algunos opinaron, pero nada se salió de lo previsible. Quedó la sensación de que el Apocalipsis todavía no ha llegado. Pero que tampoco es imposible.

Nelson Damiani, presidente del EPAS, y Marcela González, directora Provincial de Recursos Hídricos, exhibieron datos y estadísticas referidos a los líquidos procesados en las plantas de Tratamiento del Parque Industrial (PIN) y Tronador. También informaron sobre proyectos, inversiones y plazos de finalización de obras previstos por el ente provincial para remediar el impacto ambiental. La comisión estuvo presidida por la diputada Graciela Muñiz Saavedra.

Los funcionarios-técnicos no dudaron en calificar el funcionamiento de la planta depuradora del Parque Industrial de "poco eficiente" y estimaron que su optimización sólo alcanza un 68%. En ese sentido, aseguraron que se puso en marcha un proyecto de readecuación que prevé una erogación de 12,2 millones de pesos y beneficiará a unos 30 mil habitantes del sector.

Sobre la planta de Tronador, aceptaron una vez más que se trabaja con 4 módulos, pero que tiene 3 fuera de servicio. "Su reparación se terminará antes de fin de año", aseguraron.

Se destacó algo muy poco creíble: una auditoría medioambiental realizada a la planta "arrojó niveles no contaminantes". Difícil, en una planta que trata desechos cloacales con tres módulos de cuatro fuera de funcionamiento.

El diputado (Concertación) Gastón Contardi destacó el bajo índice de credibilidad que tienen los controles de calidad que realiza el EPAS entre la opinión pública y pidió mayores garantías de controles parte de organismos independientes.

Citó, como para dar un ejemplo, la Universidad Nacional del Comahue.

Ante esta opinión, los funcionarios del EPAS aclararon que el organismo cuenta con un grupo de profesionales "de excelencia" y con equipamiento de última generación para realizar los análisis de control pertinentes. El tema de fondo (el autocontrol) no se tocó en la respuesta.

Participaron de la reunión los diputados Carlos González; Silvia De Otaño; Juan Gómez; Gastón Contardi; Eduardo Benítez; Ariel Kogan; Daniel Baum; Horacio Rachid; Carlos Sánchez y Paula Sánchez.

Comentá la nota