Montani descartó una maniobra política y los inspectores denunciados seguirán en funciones.

"Quiero pensar que esta gente se mueve en otros niveles", afirmó el funcionario. Los agentes presentaron su descargo en el Juzgado de Faltas 2. "No hubo mala fe por parte de ellos. Si no, podrían haberle quitado el auto y que se lo lleve la grúa, absolutamente dentro de la ley", agregó.
El director de Tránsito del Municipio, Mario Montani, aseguró ayer que los inspectores del área denunciados por insultos y amenazas seguirán en funciones, y descartó que el episodio tenga un trasfondo político.

El funcionario se expidió a raíz de la presentación que el secretario del concejal del Partido Justicialista, Raúl Escudero, elevó a la Comisión de Derechos Humanos del Legislativo, por un "hecho de maltrato" en el que vincula a dos agentes de Tránsito.

"Esto surgió porque en un operativo infraccionaron a una persona por no tener la cédula verde. Una persona no puede circular de esta manera. A partir de ahí, este señor hizo una denuncia, argumentando que fue insultado y agredido. Y me parece bien, es lo que corresponde", señaló Montani, en diálogo con este Diario.

-¿Cómo se dirimirá la situación?

-Será la Justicia la que decida. Los inspectores, por otro lado, presentaron su denuncia directamente al Tribunal de Faltas (2, a cargo de Vicente Olivetto).

-¿Cuál es la versión de los agentes?

-Eso se sabrá cuando lo ventile el juez. Lo único que puedo anticipar es que no coincide con lo que dice este señor.

-Entonces, aún no puede establecerse una sanción.

-En el caso que el juez establezca un mal comportamiento de los inspectores, se evaluará. Yo no puedo sancionar a alguien que es denunciado por un infractor. Esto ya ha sucedido más de una vez. Todo infractor siente la necesidad de salvarse de alguna manera y provoca algún tipo de inconveniente.

"Sería una

forma muy baja"

-¿Le encuentra un trasfondo político a la denuncia?

-Si le respondo afirmativamente, estaría prejuzgando. Hasta que el juez no dictamine lo que pasó, ni siquiera podemos investigar.

-Bueno, usted es un funcionario muy cuestionado y está el frente de un área con constantes críticas.

-Si fuera así, sería una forma muy baja de hacer política involucrar a dos inspectores municipales. Quiero pensar que esta gente se mueve en otros niveles. Los empleados municipales cumplen con su deber. No creo que este señor tenga este objetivo. Sí puede acercarse a lo que digo yo: el 99 por ciento de las quejas por los inspectores municipales parten de los infractores. No hay quejas sin infracciones.

-Bien valen las suspicacias desde el momento en que el caso toma estado público y en el ámbito que se radica la denuncia.

-Hay formas de poder discutir políticas o, en este caso, políticas y soluciones para el tránsito. Yo voy al Concejo Deliberante y me reúno con el oficialismo y la oposición. Por eso no creo que esta denuncia tenga otra intención. Me tira más pensar que partió de la bronca del momento.

-Usted dijo que no coinciden las versiones. Entonces, ¿por qué una persona puede inventar insultos y amenazas?

-En algún momento se conocerá la denuncia de los inspectores. Y el descargo va a encajar en la discusión, porque hay cosas que este señor dice y no coinciden con la versión de los inspectores. No hubo mala fe por parte de ellos. Si no, podrían haberle quitado el auto y que se lo lleve la grúa, absolutamente dentro de la ley. También hay que ver cómo se dice cada frase y en qué momento.

Comentá la nota