Montañas de basura en la ciudad

Montañas de basura en la ciudad
Por un paro, los camiones recolectores no pudieron descargar en la Ceamse y quedaron residuos sin retirar
Las calles de la Capital se vieron ayer desbordadas de bolsas de basura por la falta de recolección de las empresas concesionarias en virtud de que los camiones no pudieron descargar los residuos en la planta Coordinadora Ecológica del Area Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse), afectada por un paro.

Los empleados del Ceamse, empresa biestatal encargada de la disposición de la basura originada en la Capital y el Gran Buenos Aires, habían iniciado un paro de 48 horas, que se levantó en la tarde de ayer, motivado por un proyecto presentado por el senador provincial Federico Scarabino, que dispone la eliminación de ese centro.

El impedimento en la disposición de lo recolectado, con los consiguientes problemas en toda el área metropolitana, ocasionó que los vecinos de la ciudad se encontraran con una postal poco agradable en barrios como Palermo, Constitución, Balvanera, Monserrat, Belgrano, San Telmo y en la zona del microcentro. Según supo LA NACION, pese a que el paro se levantó antes de los previsto, el servicio de recolección en la Capital sólo se normalizaría hoy.

Fuentes de Urbasur, una de las empresas recolectoras que trabajan en la zona sur de la ciudad, indicaron que hasta ayer se había dispuesto un servicio de emergencia que cubrió "el ciento por ciento de la recolección en el área de Parque Centenario, Boedo, Pompeya, Parque Patricios, Caballito, Villa Soldati y una zona de Almagro".

Sin embargo, en una recorrida por distintos barrios de la ciudad, LA NACION comprobó los coletazos del paro de actividades. Numerosas esquinas de San Telmo, Constitución, Once y Monserrat se veían atestadas de bolsas de basura amontonadas.

Ante la falta del servicio de recolección, en numerosas zonas igualmente se mantuvo un cierto orden gracias al esfuerzo de los barrenderos y los vecinos, que ubicaron los residuos en una esquina en común, por lo que se formaron allí grandes montañas de basura.

En la esquina de la avenida Juan de Garay y San José, en Constitución, un contenedor de basura del gobierno de la ciudad estaba repleto y también había bolsas alrededor de él. Entre los residuos podía verse el afiche de la campaña "Jugá limpio", el programa de concientización ambiental recientemente lanzado por la administración macrista.

Andrea Caballero, que vive en Santiago del Estero entre Independencia y Chile, en el barrio de Monserrat, expresó: "No se puede estar en la calle de tanta mugre y olor. Mientras Macri pasea por Londres, acá nadie nos da una respuesta".

Voceros del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño indicaron que ayer se colocaron contenedores en distintas avenidas y que se destinaron camiones de recolección en las zonas que presentaban mayores dificultades.

En el Gran Buenos Aires

El paro también ocasionó problemas en los distritos de la zona norte del Gran Buenos Aires, como San Isidro y San Fernando, cuyas autoridades admitían complicaciones mayores ante la falta de lugares donde volcar la basura recogida por los camiones, según explicaron sus voceros a LA NACION. Pero el levantamiento del paro empezaba anoche a llevar normalidad al sistema de recolección y disposición de los residuos.

El conflicto comenzó cuando los empleados de la Ceamse se enteraron de que el senador provincial Federico Scarabino (Frente para la Victoria/PJ) había presentado un proyecto que contemplaba la eliminación de la empresa biestatal. A partir del viernes último, hubo largas asambleas que demoraron el volcado de residuos en el relleno sanitario del Camino del Buen Ayre, y anteayer se inició un paro que debía durar hasta hoy, a las 18.

Sin embargo, el conflicto se destrabó ayer por la tarde cuando el jefe del gabinete bonaerense, Alberto Pérez, le envió al secretario general del gremio que llevaba adelante la protesta, Jorge Mancini, un texto en el que le aseguraba que el gobierno provincial no "impulsa ni comparte" ningún proyecto de ley que disponga el cierre de la Ceamse y que dicha medida "implicaría un retroceso de varias décadas" en la gestión de los residuos urbanos.

Allegados a Scarabino explicaron que el proyecto de ley presentado no puede ser retirado "por una cuestión de técnica legislativa", pero anticiparon que el senador oficialista evitaría ir al choque con el gobierno provincial y, así, la iniciativa no prosperaría en la Legislatura bonaerense, que simplemente dejaría caer la vigencia del proyecto.

Comentá la nota