El monotributo subirá todos los años

El monotributo subirá todos los años
Forma parte de la reforma que la AFIP enviará al Congreso. Se crean nuevas categorías. Las cuotas irán a la par de salarios y jubilaciones.
Cuando se apruebe en el Congreso la reforma del monotributo, las cuotas que pagan mensualmente sus casi dos millones de adherentes empezarán a subir automáticamente una vez por año, a la par del salario mínimo y de las jubilaciones. Será el mismo mecanismo que se utilizará para actualizar los topes máximos de facturación, según adelantó a Crítica de la Argentina el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray. El jefe del ente recaudador también defendió el fuerte incremento que prevé el proyecto oficial para los aportes de los monotributistas a las obras sociales y el sistema previsional. A la vez descartó una rebaja de retenciones y anticipó que perseguirá a quienes mantienen plata no declarada en el exterior y no se sumaron al blanqueo que cerró la semana pasada.

El proyecto de reforma del Gobierno, según Echegaray, "contempla el concepto de monotributo social y tiene disparadores de actualización a partir del salario mínimo, vital y móvil y del índice de movilidad de las jubilaciones". Es decir, hará que los aportes previsionales de los adherentes sigan a los haberes de la clase pasiva y que tanto los aportes a la obra social como el componente estrictamente impositivo sigan al salario mínimo. Este año el salario mínimo aumentó un 21% y las jubilaciones un 19,1%, por lo que si en 2010 hay alzas similares, las cuotas del monotributo subirían en la misma línea.

El proyecto oficial, consensuado con buena parte de la oposición, eleva en forma inmediata los aportes previsionales de $ 35 a $ 110 y los que se destinan a las obras sociales de $ 45,75 a $ 70. Las subas golpearán con toda su fuerza a quienes no tengan aparte un empleo en relación de dependencia. Quienes lo poseen sólo pagan el "componente impositivo" ($ 33 en la categoría mínima), que no subirá ahora pero sí empezará a hacerlo anualmente.

Por la reforma, las obras sociales sindicales embolsarán unos $ 250 millones anuales adicionales. La ANSES también engordará su caja. Echegaray adujo que "los niveles actuales de aportes corresponden a cuando las jubilaciones eran de $ 210, mientras ahora la mínima es de $ 827". Y agregó que todo debió consensuarse con "la UIA, la ANSES, la CGT y el Consejo Profesional de Ciencias Económicas".

El funcionario también confirmó que la nueva ley elevará los máximos de facturación para los prestadores de servicios de los $ 72 mil actuales a $ 200 mil. Y para el resto de los sectores, de $ 144 mil a $ 300 mil. También se crearán nuevas categorías, para que los adherentes no se queden afuera por la inflación y deban empezar a pagar IVA y Ganancias por separado.

Otro de los puntos pendientes es la retención automática del impuesto por parte de las empresas a quienes se excedan en la facturación que corresponda a su categoría. "No bien se promulgue la ley del monotributo va a comenzar el sistema de retención por parte de los contratantes", aclaró.

En otro orden, Echegaray descartó que se estudie atender el reclamo ruralista de una rebaja en las retenciones. "Por el momento no estamos trabajando sobre ninguna alteración de los derechos de exportación, porque son un eje para la distribución de la riqueza", dijo.

El ente recaudador tampoco prevé otras reformas impositivas que hagan más progresivo el sistema local. Por caso, la aplicación de Ganancias para las transacciones financieras, hoy exentas, o para la minería y el juego, dos sectores muy poco gravados gracias a la legislación actual y las exenciones incluidas en ella.

"Sólo se frena lo subfacturado"

El jefe de la AFIP rechazó las quejas de supermercadistas, comerciantes e importadores de electrónicos y otros productos de consumo masivo que lo acusan de frenar embarques en la Aduana y desabastecer así el mercado de algunos productos, como televisores de pantalla plana, computadoras y reproductores de DVD.

"Nosotros sólo aplicamos el régimen de los valores criterio. Y la mercadería que frenamos está muy subfacturada, muy por debajo de esos valores. Son productos de China, Vietnam, Tailandia, India, Indonesia, Taiwán, Pakistán, Malasia, Brasil y otros pocos países", dijo.

Sobre el plan de blanqueo para trabajadores en negro, que sigue hasta fin de año, Echegaray opinó: "La adhesión de 330 mil personas es significativa no sólo en la cantidad, sino en la oportunidad", porque "en medio de esta crisis, amerita ofrecer una herramienta de carácter excepcional". Aunque no se animó a vaticinar cuántos más se sumarán, destacó que "además de la refinanciación de deudas pasadas, en aquellos nuevos empleos que se van registrando hay reducciones de aportes para el primer año del 50% y para el segundo año, del 25 por ciento".

"Hay industriales que operan con paraísos fiscales"

La UIA amplificó, la semana pasada, sus reclamos para que la AFIP liquide los reintegros de impuestos y las devoluciones de IVA a exportadores, que denuncian como demoradas. Los industriales acusan al fisco de "pisar" estas transferencias para condicionarlos políticamente y reforzar su caja.

Ante este diario, Echegaray redobló la apuesta. Dijo que "no hay demoras" y que los industriales "tienen que entender que están siendo investigados por haber operado con paraísos fiscales". Según aclaró, quienes no operan con esos países sospechados de ocultar información –como Liechtenstein, Andorra, Panamá o Uruguay– reciben los reintegros automáticamente. "Quizás haya algún componente adicional que motivó ese tipo de declaraciones y no tiene que ver con la operatoria real de la gestión fiscal. Probablemente sea una cuestión ya vinculada con una cuestión política", advirtió. La AFIP firmará catorce convenios de intercambio de información con paraísos fiscales.

Comentá la nota