El monotributo incluirá a más contribuyentes y será más caro

El monotributo incluirá a más contribuyentes y será más caro
El Gobierno envió al Congreso el proyecto de ley que sube los montos de facturación y los aportes
Un año después de que comenzaran a analizarse los cambios, el Gobierno anunció ayer el envío al Congreso del proyecto de reforma del monotributo. Uno de los efectos más significativos que traerá la norma, en caso de ser aprobada, será que habilitará la permanencia y la incorporación de muchos contribuyentes en el régimen simplificado, dado que se elevan los montos de facturación máxima permitida: de $ 72.000 a $ 200.000 para quienes prestan servicios y de $ 144.000 a $ 300.000 para los comerciantes. Otra consecuencia será el aumento de los aportes mensuales destinados a financiar las prestaciones de la seguridad social.

Esta suba de las contribuciones alcanzará, en porcentajes dispares, a 1,45 millones de personas. Según lo previsto, se elevará de $ 46,75 a $ 70 el aporte a la obra social y de $ 35 a $ 110 el destinado al sistema jubilatorio en forma uniforme para todas las categorías. Como no cambiarán las sumas de la parte impositiva del monotributo -variables según la categoría de inscripción-, el impacto en el bolsillo será más fuerte para quienes declaran menor facturación. En la parte más baja de la pirámide, que incluye a quienes tienen ingresos de hasta $ 12.000 por año, la contribución total pasará de $ 114,75 a $ 213, es decir, un 85,62% más. No habrá suba alguna para los 650.000 monotributistas que sólo pagan el componente impositivo porque tienen cubiertas por otra parte las prestaciones sociales; es el caso de los monotributistas que además son empleados dependientes o aportantes a una caja previsonal de profesionales.

El anuncio de que el texto fue enviado al Poder Legislativo fue realizado ayer por la mañana por el ministro de Economía, Amado Boudou, y por el jefe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray. La intención política es que sea aprobado en lo que resta del año y que el nuevo esquema de pagos esté vigente desde el 1° de enero. Echegaray afirmó en su presentación que la reforma busca "sostener el equilibrio del sistema de seguridad social". De hecho, el 70% de lo que se recaude será destinado a la Anses.

La justificación que dan quienes trabajaron en el proyecto por la actualización de los montos es la vinculación de los aportes con los beneficios prometidos. "La prestación que le corresponde al monotributista subió de $ 200 a $ 827,23, mientras que la cotización siguió fija en $ 35", explicó a LA NACION un funcionario del organismo de recaudación. Originalmente, el sistema del monotributo había previsto que a sus adherentes sólo les correspondiera una prestación básica, pero más tarde una norma dispuso que ningún jubilado del sistema nacional puede cobrar menos que el haber mínimo.

En el caso de la obra social, el monotributista deberá sumar $ 70 por cada familiar a cargo al que quiera adherir al plan de salud. Hoy el monto es de $ 39. Así, suponiendo que un contribuyente quiera incluir a tres familiares, tendrá que pagar por ellos $ 210, un 72% más de lo que está abonando ahora. La suba de estos montos es un viejo reclamo de los sindicatos, que siempre consideraron que el sistema del monotributo los obliga a dar servicios a esos afiliados por debajo de sus costos.

Según el proyecto, la AFIP quedará habilitada para actualizar los valores, tanto de las facturaciones máximas como de los aportes impositivos y a la seguridad social, una vez por año. El aumento dispuesto no podrá superar la variación del índice de movilidad previsional, que surge de una fórmula que combina la evolución de los salarios y de la recaudación de recursos del sistema previsional.

Efectos del congelamiento

De esa manera, se prevé evitar que se repita lo que ocurrió en los últimos años, cuando por el congelamiento de los límites para ser monotributista y por la suba nominal de ingresos personales que siguió a la inflación, muchos contribuyentes quedaron formalmente al margen del régimen, con la alternativa de ir al sistema general de autónomos, mucho más oneroso y con menos prestaciones.

El nuevo esquema incorpora cuatro nuevas categorías, tanto en la tabla de actividades de servicios como en la de comercio. En el primer caso, el aporte máximo por mes será de $ 1780 para quienes facturan entre $ 144.000 y $ 200.000 por año. Para los comerciantes el escalón más alto será el de quienes tengan ingresos de entre $ 270.000 y $ 300.000, que contribuirán con $ 2880. En las tres últimas categorías de la actividad mercantil regirá la obligación de tener personal a cargo (y registrado bajo el régimen general) como condición para ser monotributista.

La iniciativa establece también otras condiciones para estar en el sistema, que abarcan a todas las categorías, entre ellas: que no se hayan realizado importaciones de bienes, que el valor de cada objeto en venta no supere los $ 2500 y que no se realicen más de tres actividades simultáneas. Por otra parte, los parámetros para ubicarse en la tabla de categorías incluirá, además de la superficie afectada y la energía consumida (algo que ya rige), el monto de alquiler pagado, que no podrá superar los $ 45.000 por año.

Respuestas a las principales dudas

¿Se modifica el alcance del régimen del monotributo?

* El proyecto eleva los montos de facturación tope para adherir al sistema. Para las actividades de servicios, el límite pasa de $ 72.000 a 200.000 anuales y, para el comercio, de $ 144.000 a $ 300.000.

¿Qué incrementos implicará la ley en las cuotas mensuales?

* Se prevén incrementos en las sumas destinadas a la jubilación, de $ 35 a $ 110, y a la obra social, de $ 46,75 a $ 70 por titular y de $ 39 a $ 70 por familiar a cargo. No se elevará el componente impositivo que reemplaza los pagos de IVA y Ganancias.

¿Esa suba incluirá a todos los monotributistas?

* Alcanzará a los 1,45 millones que ingresan, además del impuesto, sus pagos por las prestaciones sociales. No habrá cambios para unos 650.000 contribuyentes, que están exentos de esas cargas.

¿Habrá cambios en las condiciones para ser monotributistas?

Sí, porque se incluyen nuevos parámetros a tener en cuenta. Por ejemplo, el alquiler eventualmente pagado para desarrollar la actividad no podrá superar los $ 45.000 anuales. Y en las categorías más altas habrá que tener empleados.

¿Qué ocurrirá con el sistema del monotributo social?

* Seguirá vigente, con algunas modificaciones en su esquema. El límite de facturación será de $ 24.000 anuales y se pagará una "cuota de inclusión social". También habrá normas especiales para integrantes de cooperativas con esos ingresos.

¿Desde cuándo estarán vigentes las modificaciones?

* La intención política es que la ley esté aprobada antes de que termine este año para que entre en vigencia el 1° de enero próximo.

Comentá la nota