La monotonía es la característica de la campaña electoral

Cada candidato de los distintos partidos en Neuquén se ha transformado en una máquina de repetir eslóganes. Hasta los cruces retóricos son previsibles. La gente, huelga decirlo, mira desde bastante lejos una campaña que sólo interesa por cómo le irá al kirchnerismo a nivel nacional. Quiroga y Brillo siguen adelante en las encuestas.
Cuando faltan solo 22 días para elegir diputados nacionales en Neuquén, las campañas de los principales candidatos no rompen la monotonía de sus previsibles discursos, y solo se perciben sutiles adecuaciones a casi imperceptibles estados de ánimo que se detectan dificultosamente en un apático electorado.

En medio de una general apatía, la gente parece inclinarse a lo previsible y lógico. Así, las muestras estadísticas de la campaña siguen arrojando datos a favor de una polarización entre Horacio Quiroga (UCR) y José Brillo (MPN). Y tiene más interés la pelea por un tercer puesto, que está dada entre Ramón Rioseco (Frente para la Victoria) y Raúl Podestá (Frente Grande-UNE-FAP).

Así, el candidato del MPN, José Brillo –quien estuvo en Centenario este sábado, y se apresta a iniciar otra gira por el norte- acentuó la "previsibilidad y responsabilidad" como rasgos destacables de su partido a la hora de despertar preferencias de los electores.

"La gente nos vota porque hemos demostrado que somos responsables y previsibles, que no saltamos de proyecto en proyecto, y que somos muy cuidadosos de de su estabilidad, su bienestar, su empleo", dijo Brillo, a la par que metió dos temas históricos aunque de valor coyuntural: la coparticipación federal, y el reclamo por mejores precios para las provincias productoras de hidrocarburos.

El candidato radical, Horacio Quiroga, prefirió en las últimas horas que su compañero de lista, el actual diputado provincial y ex intendente de Cutral Co dedicara críticas al ex socio del radicalismo en esa ciudad, Ramón Rioseco, hoy candidato por el Frente para la Victoria kirchnerista.

En la propia tierra del actual intendente cutralquense, Benítez descerrajó: "En política hay que ser claro. Se hace política por los ideales o por la billetera. No estoy enojado pero me duele que un compañero de camino de más de 10 años haya dejado de lado sus ideales, aquello con lo que soñamos juntos, y hoy se aferre a la billetera de Nación. Y para colmo lo hace de la mano de quien fue el miembro informante de la privatización de YPF que tanto daño le hizo a nuestra ciudad".

Otro referente de la oposición al MPN, Raúl Podestá, reforzó el perfil nacionalista-ecológico de la actual propuesta que representa junto al UNE. En su recorrida por las localidades sureñas, destacó que "sin leyes que protejan esta geografía difícilmente los neuquinos y los argentinos podamos disfrutar en unos años más de las bondades y bellezas de esta tierra, de hecho hoy ya hay lugares inaccesibles porque están en manos de privados que impiden el acceso a los cursos de agua".

La línea de Sirga y el freno de la venta de tierras a capitales extranjeros parece que seguirán como tema de su campaña, junto a las previsibles críticas al partido provincial, y –más sesgadas- al gobierno nacional.

Otro que anduvo de caravana –está haciendo una campaña con muy pocos recursos económicos- fue Jesús Escobar. El referente de Libres del Sur está empeñado en defender la "nacionalización" (en realidad, sería estatización) del petróleo en Argentina, es decir, revertir lo hecho durante los primeros años de gobierno de Carlos Menem. Ahora le agregó la propuesta de hacer un plebiscito, que demostraría presuntamente que "la mayoría" está a favor de llevar adelante una política similar a la que aplican en sus países Evo Morales o Hugo Chávez.

Con tanta previsibilidad, es evidente que si hay un interés en las elecciones del 28 de noviembre, es el de esperar el resultado para cotejar cómo queda el gobierno de los Kirchner en las dos cámaras, y de qué manera asimila el golpe en el caso de que pierda la mayoría que actualmente detenta.

Es un interés nacional al que Neuquén podo puede agregarle, en función de su escaso aporte porcentual al Congreso. Se nota esto en la presente campaña, mientras la expectativa central (también en los partidos) se referencia en las próximas elecciones para concejales en la capital neuquina.

Comentá la nota