Un monólogo enceguecido y sin pausas

Por: Martín Bidegaray.

Se enojó diez veces, en las que fue subiendo su nivel de violencia e interrogó a sus interlocutores con la misma vehemencia en ocho ocasiones.

La impotencia se adueñó de sus interlocutores, especialmente porque Guillermo Moreno ni siquiera parecía predispuesto a escuchar las respuestas a sus preguntas. En su monólogo enceguecido, el funcionario famoso por sus malos modales descalificó a los demás sin pausa.

Carlos Collasso, integrante del directorio de Papel Prensa nombrado por el Estado, llegó a la reunión en la Secretaría de Comercio Interior donde le iban a presentar a Beatriz Paglieri, protegida del secretario de Comercio. En la oficina de Guillermo Moreno, en diagonal Julio A. Roca al 600 (quienes andan por la ciudad la llaman diagonal sur), entre Chacabuco y Perú, también estaba Carlos Mauricio Mazzón, director de Papel Prensa en nombre del Ejecutivo Nacional. No era el único funcionario: Juan Manuel Prada, subsecretario de Financiamiento (depende del Ministerio de Economía), Carlos Vidal y Alejandro Turri (síndicos titulares de Papel Prensa) y Jorge Cánepa, gerente de Supervisión de Empresas, Entidades y Sociedades de la Sindicatura General de la Nación (SIGEN). Todos ellos fueron testigos de lo que Collasso denunció ante la Justicia.

"Papel Prensa no estaba bien administrada y él (por Moreno) debía tomar intervención", consta en el acta de la compañía que tiene el juez Octavio Aráoz de Lamadrid. "Moreno ordenó a todos los representantes del Estado presentes a dejar constancia en la reunión de directorio próxima la disconformidad del Estado con la gestión del directorio de Papel Prensa en los últimos diez años", manifestó Collasso.

Allí surgió el primer obstáculo, que daba a entender cierto desconocimiento de Moreno sobre lo que estaba hablando. Papel Prensa presenta un balance anual, que sus accionistas privados y el Estado vienen aprobando rigurosamente todos los años. Cuando le explicaron que la última revisión, con OK incluído, era del 22 de abril de 2009 (por ende, no habría otra hasta el año que viene), el secretario de Comercio Interior tuvo "ataques de ira y agresión contra los funcionarios y la empresa", consta en el acta. Como consejero estatal, Collaso se desempeña con otros tres representantes privados. "Morenó manifestó no entender y se puso sumamente agresivo, no deseando ni siquiera que se le brindarara alguna explicación y su enojo lo extendió a todos los presentes", muestra el documento que pasó el escribano al expediente.

"Con o sin ley, la que manda es Paglieri. Hay que hacer bajar el precio de las acciones de los privados en Papel Prensa o expropiarla", dijo Moreno. Fue antes de que se refiriera a la especialidad de sus muchachos (partir columnas y sacar ojos).

Comentá la nota