Monitoreo permanente del río Pilcomayo y restringen paso por vertedero de la ruta 28

Se han producido picos que superan los 1000 metros cúbicos por segundo.
Las copiosas lluvias que se vienen produciendo en la alta cuenca del río Pilcomayo, en territorio boliviano, que traen aparejado picos de crecida y desbordes importantes en nuestro territorio, hace que desde la Unidad Provincial Coordinadora del Agua, se mantenga un monitoreo permanente del comportamiento del curso.

Asimismo, el coordinador ejecutivo de la UPCA, Rafael Silva, y dada la emergencia producida en Taratagal, en la vecina provincia de Salta, donde un alud de agua y barro arrasó viviendas de esa comunidad, luego de grandes lluvias, aclaró que el río del lugar que desbordó, corresponde a otra cuenca diferente a la del río Pilcomayo, y que sus aguas terminan escurriendo en otra franja del Gran Chaco, pero que no escurren hacia territorio formoseño.

De todos modos, Silva advirtió que “estamos en plena estación de crecida del río Pilcomayo, y si bien los picos de ascensos de las aguas han sido normales, inclusive con volúmenes sensiblemente menores al año pasado para la misma época, también se han producido picos que superan los 1000 metros cúbicos por segundo, situación que hace que mantengamos un monitoreo permanente”.

Aquí destacó que las correderas ejecutadas a lo largo de unos 80 kilómetros en la zona oeste están respondiendo de manera eficiente, permitiendo que las aguas escurran hacia el bañado La Estrella.

Marcó Silva que tener en Formosa la sede de la dirección ejecutiva de la Comisión Trinacional para el Desarrollo de la Cuenca del río Pilcomayo hace que se disponga de un sistema de comunicación con Bolivia de manera permanente, y se cuentan con datos en tiempo real del comportamiento del curso, con lo cual está mucho más fortalecido el dispositivo de seguimiento. Comentó que esto inclusive fue fortalecido gracias al convenio entre dicha comisión con el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrologia de Bolivia (SENAMHI), que permite, entre otras cosas, disponer del cuadro de situación en detalle en todo momento.

Refirió asimismo que dentro de este esquema es que se han agregado tres estaciones de mediciones de las aguas en regiones bolivianas como Potosí y Sucre, anticipándose que está proyectado instalar otras similares en territorio formoseño, desde la zona del Canal Farias aguas abajo.

Bañado

Por otra parte, Silva indicó que las aguas del bañado La Estrella se encuentran sobrepasando en unos 44 centímetros el vertedero de la ruta 28 (que forma parte de la obra hidrovial), con lo cual comenzó a restringirse el paso de vehículos livianos por el lugar, estando operativo el alerta en el lugar con un dispositivo policial.

Por la seguridad de las personas y los bienes de pobladores, y para preservar la importante como estratégica obra hidrovial de la ruta 28, es que se ejercen estrictos controles a los vehículos, sobre todo los de carga que transitan por dicha traza.

Ya desde hace un par de semanas, y como ocurre todos los años en esta época de crecida, se ejercen estrictos controles en la zona a efectos de que se respeten los tonelajes máximos de carga permitido en vehículos que transportan por ejemplo madera y ganado y a medida que se acentúa este comportamiento ascendente, se incrementa el control desde el personal destacado en el destacamento policial en la zona mantiene.

La férrea vigilancia hace que en determinado momento y si las aguas superan mucho más la actual medida, es que inclusive se restringe completamente el paso a todo tipo de vehículos.

Comentá la nota