Monitorearán el río Bermejo para impedir el incremento del proceso de sedimentación

En esferas de la Comisión Regional del río Bermejo (COREBE) se trabaja en todos los detalles operativos y logísticos vinculados a lo que será la nueva campaña de monitoreo de la calidad de las aguas a lo largo de todo el curso, el que se anticipara estará comenzando el venidero mes de agosto.
En los trabajos, que de acuerdo a lo señalado por el presidente de la COREBE, Edgardo Castellano, intervendrán los laboratorios de las cuatro provincias argentinas integrantes de la cuenca (Salta, Jujuy, Formosa y Chaco) y el de Bolivia, y sobre los mismos ya estuvieron analizando en esta ciudad capital hace poco tiempo los mismos técnicos de ambas naciones, además del representante de la OEA de la división Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente.

Todo ello dentro de la prosecución de acciones tendientes a promover el desarrollo sostenible de la cuenca binacional interjurisdiccional del río Bermejo, por lo cual incluso se evaluaron los resultados de los monitoreos de calidad de agua que hicieron los laboratorios de las provincias argentinas integrantes de la cuenca y también en Bolivia.

Este monitoreo es muy minucioso y comprende diferentes secciones del curso, en lo que hace a Formosa solamente abarca puntos como el de Mansilla, El Colorado, Lavalle, Potrerito, entre otros, y del mismo se encargan los laboratorios de agua y medio ambiente de los estados antes señalados, incluso los de la Prefectura de Tarija, Bolivia.

"Hasta ahora, los resultados obtenidos han dado una buena calidad de las aguas, no detectándose problemas, aunque es una actividad que hay que hacerla para llevar un control que permita la conservación o preservación del recurso hídrico", sostuvo el titular de la COREBE.

Acuerdos

En aquella reunión de hace poco mas de un mes atrás en esta capital, el arquitecto Jorge Rucks, jefe de la división de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente de la OEA, había indicado que "avanzar en acuerdos en torno a todos los parámetros que se van a medir en la segunda campaña de monitoreo, y darle continuidad a todo esto a futuro que es lo realmente importante, para así tener una fotografía real, dada la dinámica en el comportamiento en el tiempo", significó.

Advirtió Rucks que "las provincias que se encuentran aguas abajo son las que reciben los problemas que se generan aguas arriba, por lo tanto el interés es siempre mucho mayor de estas, dado que si no se manejan bien las aguas vienen contaminadas o en un estado de descontrol.

Por eso creo que Formosa tiene un gran beneficio al poder trabajar con quienes se encuentran aguas arriba y por supuesto Bolivia, y al mismo tiempo la responsabilidad de ser quien dinamice todo este proceso y cuide el agua que es esencial para la gente".

Explicó que "cuando se decidió financiar este proyecto fue por el problema de los sedimentos fundamentalmente, que es un proceso natural que hay que respetar, dado que de alguna manera eso da alimento a todo un sistema biológico, pero por otro lado si el hombre no maneja bien los suelos y la producción, el control de la cobertura vegetal, eso significa mayor erosión y mayor sedimentación, y si eso se incrementa en el Bermejo, implicara un problema muy serio para las provincias y las comunidades que están aguas abajo".

Finalmente aludió en este marco que "desde el punto de vista del sedimento, el Bermejo es un río que aporta un altísimo porcentaje al Parana, y tratar de evitar que eso se incremente más es uno de los objetivos que este proyecto se plantea".

Comentá la nota