Mónica Felices instó a Villar a presentarse ante la Justicia

La funcionaria aseguró que solo cumplió con su trabajo y advirtió que si con esas acciones desde la cámara se pretendía que no se trabaje sobre nocturnidad, "están equivocados".-
"Si él no concurre a la Justicia, lo voy a invitar a que vaya y pruebe que he incumplido con mis funciones". Así la defensora adjunta del pueblo, Mónica Felices, se defendió de las acusaciones que recibió el jueves por parte del presidente de Carba, Pablo Villar, cuando hizo uso de la banca 25 del Concejo Deliberante para plantear cuestiones relacionadas con la nocturnidad y la situación de los bares de la calle Alem. Entre sus críticas, Villar había sembrado dudas respecto del proceder de Felices, quien presentó una serie de recomendaciones al Departamento Ejecutivo para que se revisen los expedientes de construcciones y habilitaciones de los locales de la mencionada zona.

En primer término, al funcionaria determinó que Villar desconocía la ordenanza que regulaba el ámbito de competencia de la Defensoría del Pueblo ya que ésta establecía la obligación de la institución de controlar el accionar municipal. "No controlamos personas particulares, sino sobre los expedientes", precisó Felices, para desterrar la supuesta persecución que según Villar padecía el sector que representa.

Al detallar lo presentado ante el gobierno municipal, Felices aseguró que recomendó una revisión ante la gran cantidad de expedientes que denotan que "la gente se queja porque se baila, por el ruido, lo que pasa afuera, los autos y demás". En este sentido, la funcionaria resaltó: "Creí conveniente empezar con la nocturnidad por Alem, pero voy a seguir por Hipólito Yrigoyen, el centro y Constitución".

La defensora adjunta confesó a este medio que efectivamente recibió una carta documento por parte de Carba, donde se la acusa de haber incumplido en su deber de funcionario público, por lo que instó a su presidente a acudir a la Justicia para demostrarlo.

"Si la gente de Alem piensa que mandando carta documento, diciendo y denostando a una funcionaria en su trabajo, se va a tapar la realidad o no vamos a seguir trabajando en el sentido que nos hemos fijado, están totalmente equivocados", advirtió y luego agregó que con las declaraciones vertidas en el recinto del órgano deliberativo, Villar desacreditó tanto al Concejo como a la Defensoría.

"Alguien que toca a la institución, se va a tener que hacer responsable de las imputaciones que hace. Si él no concurre a la Justicia, lo voy a invitar para que vaya y pruebe que he incumplido con mis funciones", insistió.

HABILITACIONES

Con respecto a la legislación en sí que rige al ordenamiento de la actividad nocturna, Felices también desmintió a Villar en cuanto a su existencia: "Lo que dijo es mendaz, hay mucha legislación. Es cierto que es de distintos años, que hubo cambios en artículos, pero la legislación le corresponde al Concejo Deliberante, no a la Defensoría del Pueblo".

Dentro de la recomendación que realizó, Felices planteó la incompatibilidad entre los rubros que conviven bajo una misma habilitación. En este sentido argumentó que "si bien son gastronómicos, no es lo mismo lo que se solicita para un rubro que para otro", ya que los restaurantes no necesitan el antisiniestral de Bomberos, mientras que los bares sí. Además difieren en el factor de ocupación porque para los primeros es de 3 metros por persona, y en los segundos, uno por uno.

En esta línea manifestó su concordancia con que a veces se necesita más de un rubro por una cuestión económica, pero sostuvo que era necesario que cuenten "con el antisiniestral porque tienen bar, pero que el factor de ocupación sea el de restaurante".

"El tema que nos alertó tenía que ver con el factor de ocupación, pero hay un decreto provincial, no es la municipalidad la que lo ordena", remató.

La situación de Alem

La defensora adjunta hizo hincapié durante su diálogo con El Atlántico en las circunstancias particulares que caracterizan a la zona de Alem. Según consideró, allí hay lugares habilitados como restaurantes que no cuentan con queja alguna ya que funcionan como tales y respetan el rubro, mientras que otros no.

En el sector se estableció lo que se llama la VUE Alem, que es una zona específica donde se permitieron distintos rubros, pero que "hablaba de restaurantes, bares y confiterías y no de bailables".

Si bien los comercios de Alem no están habilitados para tal fin, durante la presentación de Villar, esto quedó expuesto. "En el día de ayer (por el jueves), más allá de todo el trabajo que han hecho los inspectores, ellos admitieron que en esos lugares bailan", sentenció Felices y volvió a advertir: "Si pretenden con esta acción que se cambie una norma o que a la fuerza alguien entienda que debe ser así, no es democrático y la ley dice otra cosa".

Asimismo recalcó que "lo que se quiere hacer es que haya una convivencia entre quienes invierten en un lugar y quienes viven allí", aunque expresó que los vecinos no quieren que cierren los locales, sino que exploten los rubros para los que fueron habilitados.

"La Municipalidad debe hacer los controles, -y es esto lo que estamos pidiendo-, que la normativa vigente se cumpla, darle seguridad a las personas y poder tener una transparencia", concluyó.

Comentá la nota