Mondino se suma a la pelea por la gobernación de Córdoba

Mondino se suma a la pelea por la gobernación de Córdoba
Luego de coquetear con Luis Juez, pero presentarse a candidato a senador de la mano de Schiaretti, el ex defensor del Pueblo de la Nación va por el Poder Ejecutivo de la provincia. "La candidatura a gobernador es lo que eventualmente sobrevendrá a esta construcción de un liderazgo provincial, aseguró a LPO.
Despuntaba la democracia y Eduardo Mondino soñaba con ser periodista y ya se definía peronista. Entre los alistamientos para la guerra de Malvinas y el apresuramiento en abrir la veda política por parte de la última Junta Militar, el joven Mondino se incorporó al siempre difuso espacio de la JP en Córdoba y pronto elegiría un líder para acompañar: Julio "Chiche" Aráoz.

Sus amigos de militancia se irían con otros referentes y Eduardo debería esperar su turno para llegar a los círculos de poder. Eso ocurriría durante el menemismo y a la sazón, sería Mondino el premiado con el título de obmusman nacional, cargo que retuvo durante casi 10 años. Nunca militó en el entorno kirchnerista y más bien fue desde su cargo un "objetor de conciencia" tanto de Néstor como de Cristina, actitud que crispó al matrimonio presidencial y lo colocó en la lista de sus menos queridos.

Hace un año Mondino regresó al terruño como militante y armó una estructura llamada Convocatoria a la Participación Social un sello con aspiraciones de partido político donde juntó a peronistas, algunos intendentes, concejales, ONGs y algún sindicalista, como el caso del adjunto de la UOM Córdoba, Rubén Urbano. Su afiche con cara fotoshopeada tapizó la panelería publicitaria de la capital cordobesa.

De la mano de su asesor Ricardo "Zurdo" Scoles, Mondino coqueteó con Luis Juez con la intención de acompañarlo en la boleta como candidato a diputado nacional en la última elección. Pero el temprano acercamiento al redil juecista funcionó como un antídoto a sus aspiraciones. El jefe indiscutido del Partido Nuevo definió su estrategia: codo a codo con los conocidos y le comunicó a Mondino que no faltaría oportunidad para estar juntos en política.

Con encuestas en la mano y una profusa campaña de televisión en marcha, el ex Defensor del Pueblo de la Nación fue hasta la Casa de las Tejas en un intento por convencer a Schiaretti de que él era el peronista mejor posicionado para la nominación más difícil, encabezar la boleta de senadores nacionales. A poco estuvo de correr la misma suerte que con Juez, por las objeciones de Néstor Kirchner, para quien el armado de las listas del peronismo tenía que hacerse junto con el Partido para la Victoria y sus referentes. Néstor le dijo a Schiaretti que Mondino no podía ser candidato en una lista con kirchneristas adentro.

La sobreactuada desobediencia mediterránea de Schiaretti fue la catapulta para ungir a Mondino como cabeza de la lista a senadores. Schiaretti lo citó públicamente para ofrecerle la candidatura y una semana después de la aceptación, obligó al congreso partidario a oficializarlo como tal La historia reciente es conocida, Mondino renunció a su cargo de Defensor del Pueblo, (que aún está vacante) y se enroló en una campaña electoral que en teoría lo depositaría en el Senado de la Nación. Seis mil y tantos votos de diferencia con respecto al radical Ramón Javier Mestre no le permitieron a Mondino ser el tercer senador del distrito.

Mondino gobernador

Un año después de su lanzamiento se reunió con sus militantes y dirigentes para afirmar que su camino político es "la construcción de un liderazgo provincial con honestidad y capacidad de gestión", según reza el documento emitido hace unos días en ese encuentro político.

"Ahora sigo desde el llano -dice Mondino a La Política Online- desde donde se pueden asumir compromisos con la comunidad para construir una alternativa política en la búsqueda del poder". Y para aquellos que gustan de objetivos más concretos, agrega: "La candidatura a gobernador es lo que eventualmente sobrevendrá a esta construcción, porque consideramos que lo que le ha faltado a la política de esta provincia es precisamente nuevos líderes. La gente reconoce la autoridad establecida pero no los liderazgos. Faltan liderazgos en todos los ámbitos y ese es el gran desafío que viene".

Comentá la nota