Mónaco vive su ilusión

Mónaco vive su ilusión
Le ganó a Nalbandian por 2-6, 7-5 y 7-6, y hoy, desde las 14, buscará el título ante Robredo, que venció a Acasuso por 6-4 y 7-6
Gladiador por naturaleza, Juan Mónaco sabe de batallas ganadas y perdidas, de esfuerzos que tuvieron su recompensa o no, de todas las contingencias que se producen dentro de una temporada, un torneo o incluso dentro de un mismo partido. Pico tuvo un 2008 para el olvido, e insinuó en el comienzo de este año un repunte que aún no se había traducido en buenos resultados. Hasta que desembarcó en Buenos Aires. En este torneo con gusto especial, porque se juega en casa y es el que lo vio ganar su primer título de ATP hace un par de años, y que ahora lo tiene a las puertas de la reconquista. El tandilense dio el gran golpe en las semifinales de la Copa Telmex, al eliminar a David Nalbandian, el máximo favorito, por 2-6, 7-5 y 7-6 (7-2), y se medirá en el encuentro decisivo, hoy, desde las 14, en el court central del Buenos Aires Lawn Tennis Club, con el español Tommy Robredo, que impidió una final toda argentina al ganarle a José Acasuso por 6-4 y 7-6 (7-3).

¿Por qué fue una sorpresa? Porque, como quedó dicho, Mónaco aún no había recompuesto del todo su juego, y Nalbandian, a despecho de la fiebre que lo tuvo a maltraer en los últimos días, había llegado con solvencia a las etapas decisivas. El cordobés, además, estaba a un paso de igualar a Martín Jaite, el tercer argentino con más triunfos de ATP (301). Pero el éxito quedó para Mónaco, en un partido muy entretenido y cambiante, que se extendió durante 2h41m.

Ante unos 5000 espectadores, en una tarde de viento arremolinado y bajo nubes inquietantes, Nalbandian cristalizó los pronósticos favorables en el primer set con un dominio contundente, ayudado además por el comienzo errático de Mónaco, que no encontraba resquicios. Y el cordobés conseguía el objetivo de imponer un juego consistente, en procura de evitar el desgaste.

Pero en la medida que Nalbandian comenzó a bajar su respuesta física, Mónaco se quitó la ansiedad de encima y enderezó el partido hacia la intensidad que él buscaba; bajó el número de equivocaciones y el duelo se emparejó. El Rey David se jugó una carta vital cuando quedó 5-4 y 30-0 con su saque en el segundo set. Pero se apuró en un par de puntos y perdió el saque. Mónaco vio la oportunidad y se animó a tomarla; así ganó tres games seguidos para ir a un tercer parcial.

Después de sendos quiebres mutuos en el arranque del último capítulo, el partido entró en un terreno incierto. Nalbandian escapó de quiebres en el cuarto y el sexto game y salvó un match-point en el décimo (4-5 y 30-40) con una volea cruzada. El público, frío durante casi toda la tarde, levantó temperatura en el final. Pero el cordobés se quedó sin resto físico y Mónaco fue más preciso en el tie-break. El duelo entre los últimos dos campeones de la Copa Telmex quedaba en manos de Pico.

Previamente, Acasuso fue de mayor a menor contra Robredo, en el tercer duelo entre ambos en tres semanas. Con facilidad se adelantó 4-1, pero comenzó a equivocarse. Robredo se asentó y se llevó cinco games seguidos. El partido cambió de manos y Chucho mostró su desesperación al revolear su raqueta un par de veces después de desperdiciar cinco break-points en el segundo set. Aun sin brillo, el español fue más regular y desequilibró en el tie-break.

Mónaco irá en busca de su cuarto título, tras los que obtuvo en 2007 (Buenos Aires, Pörtschach y Kitzbühel), además del 186° en la era abierta y el tercero en este año para el tenis de nuestro país. De ganar, será el segundo campeón que logra alzar dos veces el trofeo principal en el Buenos Aires (Moya lo hizo en 2003 y 2006). No será sencillo ante Robredo, que viene con todo: campeón en Costa do Sauípe y semifinalista en Viña del Mar. Pero la ilusión está. Y Mónaco lo sabe.

Se enojó Nalbandian

Casi en el final del encuentro, Nalbandian se enojó con los amigos que alentaban a Mónaco, y algo le dijo al tandilense en el saludo. "Hubo un poquito de falta de respeto", señaló el cordobés. "Lo que pasa en la cancha queda ahí. No me enteré de que haya pasado nada, pero si algo le molestó a David, le pido disculpas", respondió el tandilense.

Comentá la nota