Mónaco se adueñó del festejo en elcierre de la temporada

En el match decisivo jugado en el Buenos Aires Lawn Tennis, el tandilense batió al reaparecido Gastón Gaudio por 7-6 (7-5) y 7-6 (7-3)
El final de la temporada le dejó un buen sabor a Juan Mónaco. En el último episodio de un 2008 particular para él, el tenista tandilense disfrutó una alegría con la obtención de la Copa Argentina, sobre el cemento del Buenos Aires Lawn Tennis Club, al ganarle la final a Gastón Gaudio por 7-6 (7-5) y 7-6 (7-3) en 1h40m. Para Pico, fue su primera celebración en este certamen de exhibición que ya se ha hecho costumbre en los últimos años ?en 2007 había perdido la definición contra Nalbandian?, pero vale recordar que en este mismo estadio, pero sobre polvo de ladrillo, conquistó su primer torneo de ATP, en febrero de 2007.

Más allá de tratarse de un certamen no oficial, para Mónaco este éxito puede servir como impulso en su intento de regresar de la mejor forma al circuito mayor, al cabo de una temporada con altibajos. Porque había empezado muy bien (llegó a la semifinal en Auckland y no pudo disputar la final en Viña del Mar por la lesión en un tobillo), pero luego alternó buenos y malos resultados, y después de alcanzar otra final, en Pörtschach, Austria, sufrió una neumonía que lo dejó varias semanas al margen del tour. Luego no pudo recuperar el nivel esperado.

"Es muy importante para mí haber ganado este torneo, porque es una copa que adquirió jerarquía con los años y tenía ganas de ganarla. El año pasado estuve cerca, y ahora jugué más firme. Esto me da fuerzas para el año que viene, me motiva mucho; salió un partido lindo y creo que se disfrutó mucho", señaló Mónaco, que además del trofeo principal se llevó un 307 Cabriolet. Le tocó terminar la temporada en el puesto 46º, pero su tenis da para mucho más. "La verdad es que me ilusiona volver a estar dentro de los 20 mejores, pero no quiero apresurarme. No sé si perdí terreno, porque pasaron muchas cosas, pero hay que estar tranquilo. Sé que los resultados llegarán, me tengo mucha confianza", expresó.

Mónaco se ganó con creces la satisfacción, con victoria sobre Cañas y una dura semifinal contra Chela, de más de tres horas. Ante Gaudio, el triunfo llegó en un encuentro entretenido y cambiante. El Gato dominó en el comienzo, con un quiebre prematuro, pero en la medida en que Pico mejoró su servicio, presionó y recuperó el break en el momento preciso, cuando Gaudio sacaba (5-4) por el primer set. Después de sendos quiebres mutuos, el tie-break se decantó del lado del tandilense, incluidos tres aces en ese tramo decisivo.

Ante unos 3500 espectadores, con el actor Robert Duvall y Guillermo Vilas en el palco, Mónaco y Gaudio también ofrecieron varios lujos para el público, incluidas algunas Gran Willy, en homenaje al mejor tenista argentino de la historia. Gaudio se mostró distendido y a gusto en esta nueva versión en la que intenta el regreso al circuito, pero no evitó un par de sus rabietas ("¡Qué mal!", se regañó tras un revés largo) y se ganó una ovación con una gillette fantástica, que picó del lado de Mónaco y volvió a la red. El tandilense podría haberlo definido antes, ya que se adelantó 4-2, pero Gaudio levantó y lo obligó a otro desempate, que Mónaco jugó más concentrado y definió en el instante preciso.

"Tengo que mejorar mi mente en los momentos importantes. Sé que tengo baches y debo mejorarlo, encontrar estabilidad, paciencia en los instantes críticos, que es donde los buenos hacen la diferencia", explicó Mónaco, que hace un par de semanas comenzó la pretemporada, ahora con Luis Lobo como entrenador. Su próximo gran objetivo, además, es regresar a la Copa Davis. "Me quedó un dolor grande por no estar en la final contra España, y quiero volver, pero también sé que tengo que hacer méritos; tengo que jugar bien y sumar triunfos para ganarme la confianza del capitán", explicó al respecto. Con mucha motivación y fuerzas renovadas, Mónaco se quedó con el último festejo de la temporada y se prepara para volver con todo.

Atrás quedó Feliciano

El acceso de Gastón Gaudio al partido decisivo del certamen se produjo cuando el ganador de Roland Garros en 2004 se impuso, en el segundo turno de anteanoche, al español Feliciano López, integrante del equipo que este año se quedó con la Copa Davis, por 7-6 (7-5) y 6-3.

Comentá la nota