“No es momento para plantear las paritarias”.

La crisis sembró incertidumbre entre algunos empresarios frente a la próxima ronda de negociaciones salariales.
El vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Osvaldo Rial, dijo ayer que “no es un momento para plantear paritarias”, cuando un día antes otro directivo de la entidad fabril, José Ignacio de Mendiguren, aseguró que no habrá “ni piso ni techo” para la discusión.

Rial expresó la posición de los industriales de pymes, mientras que De Mendiguren, más alineado con la postura de las grandes compañías, hizo las declaraciones recién llegado del viaje a Madrid que compartió con la comitiva presidencial.

Tras afirmar que el debate salarial debería esperar al menos hasta marzo, Rial juzgó prioritario “pensar en cómo se mantienen los puestos de trabajo y la producción”. “Tenemos que ver juntos cómo resolver los problemas que hay y cómo nos afectan a nosotros. Me parece importante conformar una mesa de consenso y diálogo para debatir estos temas de salarios y otros para ver cómo crecemos, qué necesitamos, qué nos falta y cómo incorporamos tecnología”, sostuvo en declaraciones radiales.

Según Rial, “marzo va a ser un mes bastante importante” para medir los impactos de la crisis financiera internacional en la economía local. “Hay muchas empresas que están con dificultades tratando de mantener los puestos de trabajo”, agregó.

Amparado en los ajustes que sufrieron plantas industriales como la de Paraná Metal, en Villa Constitución, y Siderar, en San Nicolás, un sector del empresariado fabril impulsa un modelo de negociación orientado a congelar los salarios a cambio de garantizar estabilidad en los puestos de trabajo. Sobre este punto, De Mendiguren había dicho el jueves que los aspectos centrales de la ronda de paritarias serán “la preservación del empleo y el nivel de actividad”.

Comentá la nota